Noticia

Estos repartidores de pizza nunca llegan tarde

Estos repartidores de pizza nunca llegan tarde

Alex Morán

17/05/2017 - 11:34

Una pintoresca carrera: dos motoristas montados en sendas Honda Gyro, habituales en el reparto de comida a domicilio en Japón, compitiendo en circuito.

No te pierdas: ¿1.000 CV para solo tres ruedas?

Aunque puntualmente lleguen tarde a sus entregas, por norma general los repartidores de comida a domicilio suelen hacer sus entregas en hora, bien sea por su habilidad al manillar, bien por un estilo de conducción, digamos, más arriesgado de lo habitual. Prueba de ello es que en más de una ocasión las pizzas (o las hamburguesas o los burritos) llegan al plato más revueltas de lo que deberían. En Japón esto quizá sea más acentuado debido a unos de los vehículos de reparto más habituales: las Honda Gyro.

VÍDEO: El primer repartidor de pizza autónomo del mundo

Su cruce entre escúter y trike, con techo incluido, tiene como principal ventaja que el eje trasero, que cuenta con dos ruedas, siempre está en posición vertical, garantizando una gran estabilidad en curva mientras el resto de la moto ‘tumba’, lo que seguramente envalentonará a los repartidores a ir incluso más rápido. Esto, que puede parecer contraproducente para el buen estado de los alimentos, se transforma en algo positivo a la hora de entrar en circuito. Y es que sí, en la tierra del Sol Naciente también compiten con esto.

Sus prestaciones no son muy alentadoras, y es que con un pequeño motor de 50cc, su fuerza no es excesiva, y su velocidad máxima, inferior a 50 km/h, tampoco llama mucho la atención. Sin embargo, si la montura no está a la altura, las manos que la lleven pueden salvar la papeleta. Tras una salida peculiar en la que los dos participantes tienen que correr con ella para coger velocidad  lo más rápido posible, no tardan mucho en entablar una encarnizada lucha cuerpo a cuerpo en la que apuran hasta el extremo para conseguir la más mínima ventaja, llegando al punto de clavar rodilla en las curvas. Quien iba a decir que una carrera entre pizzeros iba a estar así de entretenida.

Fuente: Jalopnik

Lecturas recomendadas

Alex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Buscador de coches