Noticia

Esperanza Aguirre la vuelve a liar: para en un carril bus

Esperanza Aguirre la vuelve a liar: para en un carril bus
Susana Viñuela

Esperanza Aguirre vuelve a ser noticia por su comportamiento al volante. La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid confesó en plena rueda de prensa haber parado su coche en el carril bus de la gran Vía; y, ante la sorpresa de los asistentes, dijo: "Está permitido parar".

Esperanza Aguirre vuelve a ser noticia por su comportamiento al volante. La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid paró su coche (de nuevo) en el carril bus de la Gran Vía (el mismo lugar en el que ya protagonizó un conflicto con un agente de movilidad). En esta ocasión, ha sido la misma Esperanza Aguirre quien lo ha confesado en una rueda de prensa. Ante la sorpresa de los asistentes, Aguirre dijo: “Está permitido parar”. Esto no es así; está complemente prohibido parar en un carril bus, incluso si la parada es inferior a un minuto.

Esperanza Aguirre vuelve a parar en un carril bus

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid admitió en plena rueda de prensa y entre risas haberse parado en el carril bus de la Gran Vía, con su jefa de Prensa como copiloto. Ante la estupefacción de los periodistas allí presentes, Esperanza Aguirre dijo: “Está permitido parar”. Desconocemos si la política conocía el reglamento, o si realmente estaba equivocada. Pero, como seguramente sepas, la Ordenanza de Movilidad de Madrid en su artículo número 56 especifica que está prohibido realizar paradas en los carriles reservados al uso del transporte público.

En concreto, ese artículo de la Ordenanza de Movilidad señala que “se prohíben las paradas en los carriles reservados al uso exclusivo de transporte público o en los reservados para bicicletas; en otras palabras, no se permite parar bajo ninguna circunstancia en el carril bus (ni siquiera unos segundos, para que alguien baje del coche).

“Tuve que dejar a Isa [su jefa de Prensa] en Callao y digo bájate ya mismo que estamos aquí en el punto”, dijo entre risas Esperanza Aguirre. Y es que, como ella misma da a entender, se paró en el mismo lugar en el que en abril de 2014 se dio a la fuga tras arrollar a un agente de movilidad.

Fuente: Periodismo de Motor

Redactora

Comunicando, que es gerundio.