Noticia

Duelo americano: ¿Camaro ZL1 o Shelby GT350R?

Duelo americano: ¿Camaro ZL1 o Shelby GT350R?
Alex Morán

Las versiones más radicales de los muscle car más icónicos se enfrentan cara a cara en el enésimo episodio de una rivalidad histórica. Hagan sus apuestas.

Shelby GT350R: misma esencia, más equipado

Aunque el nuevo Ford Mustang se comercialice en medio mundo, tristemente los muscle cars todavía siguen siendo algo típicamente americano. Y dentro de un sector con bastantes representantes al otro lado del atlántico, hay dos nombres que destacan sobre el resto, dos iconos que llevan compitiendo de tú a tú desde la década de los 60: el propio Mustang y el Chevrolet Camaro. Una rivalidad histórica que cada pocos años se renueva y que es llevada a nuevos niveles cuando se lanzan al mercado las versiones más salvajes de cada uno. Con el lanzamiento Camaro ZL1, toca enfrentarlo a su némesis, el Shelby GT350R.

VÍDEO: El Camaro es El Exorcista

El Chevy monta un motor 6.2 V8 de 650 CV y 881 Nm de par máximo, asociado bien a una caja de cambios manual de seis velocidades, bien a una automática de 10 relaciones, para acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. El de la marca del óvalo se conforma con un 5.2 V8 atmosférico que entrega 526 CV y 542 Nm. Aparentemente, en línea recta, algo a lo que son muy aficionados por aquellos lares, no hay punto de comparación posible. Sin embargo, no tiene porque ser así a la hora de entrar en circuito o, por qué no, en la conducción del día a día.

A decantar la balanza de un lado o del otro contribuyen las mejoras que tienen ambos en otras áreas. Así, el Camaro ZL1 es 91 kilos más ligero que su predecesor, tiene diferencial de deslizamiento limitado electrónico, selector de modos, launch control, suspensión magnética, neumáticos Goodyear F1 y frenos Brembo con pinzas de 6 y 4 pistones. El Shelby GT350R, por su parte, calza llantas de fibra de carbono y 19 pulgadas, usa neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, tiene un diferencial Torsen y elimina todo los que los ingenieros consideraban accesorio para rebajar su peso: aire acondicionado, cámara trasera, equipo de audio y asientos traseros.

Fuente: Carscoops.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.