Logo Autobild.es

Conos conectados, así funciona el nuevo sistema antiaccidentes de la DGT

Conos conectados

El objetivo es hacer más seguras las carreteras.

La Dirección General de Tráfico no deja de idear nuevos sistemas para intentar que las carreteras sean más seguras y que tanto los accidentes como las víctimas se reduzcan. Mientras que opciones como los cada vez más abundantes radares no convencen a los conductores, otras sí tienen mejor acogida, como los conos conectados.

Los conos son antiguos y llevan utilizarse con muchos fines desde hace muchísimo tiempo, en el ámbito de la conducción concretamente para señalizar obras, carriles modificados, etc. Aunque su esencia siempre va a ser la misma (su básico diseño cumple a la perfección), desde la DGT le han querido dar un giro de tuerca para aumentar su utilidad.

 

Lo primero que llama la atención de los conos conectados es que, en la parte superior, cuentan con una luz que se encarga de emitir destellos, con el objetivo de aumentar todavía más su visibilidad, pues las bandas reflectantes que los rodean en ocasiones no son suficientes.

Sin embargo, esto, aunque sea lo más vistoso, no es más que un añadido a lo que es su principal valor: están conectados a internet, concretamente a la Plataforma del Vehículo Conectado de la DGT 3.0.

Esto implica que, una vez se colocan en un determinado sitio, mandan la información a la nube, indicando en qué lugar de la carretera se está produciendo una obra, mantenimiento o hay alguna anomalía. 

Reportan de manera regular (cada cinco minutos) para que en todo momento se sepa de manera actualizada si la incidencia sigue presente o no. Esto permite recoger los datos y que el sistema informe a los conductores en tiempo real de lo que está sucediendo.

En primera instancia, esta información se volcará en los paneles luminosos que estén cerca de la zona, por lo que los automovilistas podrán saber con antelación lo que les espera más adelante. 

Sin embargo, la clave del proyecto va un paso más allá y es que en el futuro, cuando el coche conectado sea más común, la DGT podrá mandar la información directamente a los coches, lo que servirá para anticipar la situación todavía antes y ayudará a evitar accidentes, atascos, conseguir que la circulación sea más fluida, etc.

Etiquetas: DGT

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.