Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Cómo poner un punto de recarga de coche eléctrico en tu garaje

punto de recarga de coche eléctrico

Una de las principales dudas que asaltan a los compradores de coches eléctricos es cómo afrontar el poner un punto de recarga en su garaje. Pues bien, todo es mucho más sencillo de lo que parece a priori, y nosotros te lo vamos a explicar aquí con detalle.

El poner un punto de recarga de coche eléctrico en el garaje comunitario suele ser uno de los principales temores para los compradores de este tipo de vehículos. ¿Cómo afrontar esta operación? Tranquilos, porque todo es mucho más sencillo de lo que parece de primeras. Lo primero que has de tener claro es que para cargar la batería de un coche eléctrico no hacen falta grandes instalaciones ni tecnología puntera. Con un simple enchufe es suficiente. Eso sí, lo más recomendable es instalar una Wallbox para acelerar el proceso, pues la corriente habitual puede demorar el proceso en exceso.

Todos los que dejéis el coche en un garaje comunitario os habréis dado cuenta de que los enchufes no abundan, por lo que se hace más necesario si cabe la instalación de un punto propio de carga. ¿Necesito la aprobación de la comunidad de vecinos para ello? No. La ley nos ampara en este sentido, y es que con la última modificación de la Ley de Propiedad Horizontal del año 2009, a lo único a lo que estamos obligados es a informar por escrito al presidente de la comunidad o al administrador de la finca. Asegúrate además de que el punto de recarga se instale de acuerdo a la instrucción técnica complementaria del Reglamento electrotécnico de baja tensión ITC-BT-52, que es la que se encarga de regular la infraestructura de recarga para coches eléctricos.

No te pierdas: 3 curiosidades de los motores eléctricos

Los casos que nos podemos encontrar al instalar un punto de recarga de coche eléctrico

El instalar un punto de recarga de coche eléctrico en nuestro garaje puede encontrarse con varias situaciones diferentes. Por ejemplo, si el garaje se encuentra en el mismo edificio que nuestra vivienda, lo más sencillo es llevar a cabo una derivación del contador de nuestra casa hasta nuestra plaza de garaje. Eso sí, tenemos que tener en cuenta variables como la distancia del propio contador hasta la plaza de garaje, algo que puede disparar el precio de la operación haciendo que nos decantemos por alguna de las otras opciones. La gran ventaja de esto es que el consumo del hogar y del coche vendrá en la misma factura.

Si esto no es posible, tendremos que optar por alguna de las otras soluciones. La primera de ellas supone cortar por lo sano, y se trata de contratar una nueva línea eléctrica exclusiva para la recarga del vehículo. Estamos ante la opción más cara de todas, con el 'agravante psicológico' de tener que hacer frente a dos facturas de la luz.

¿Qué hacer si no nos convence ninguna de estas soluciones para instalar un punto de recarga de coche eléctrico? Optar por la menos conocida de todas, pero no menos interesante. Se trata de poner un contador extra que dependa del contador general del garaje, de tal forma que se sepa cuánto gasto de electricidad te corresponde a ti de forma individual por la recarga de la batería de tu coche, descontándose del resto. ¿El problema de esto? Que, en esta ocasión sí, tendrás que enfrentarte a la necesidad de que sea aprobado por la comunidad. Si hay algún vecino que no esté por la labor, lo tienes complicado.

Obviamente, todos estos problemas desaparecen si el garaje es de uso exclusivo tuyo, como puede suceder en un chalet, por ejemplo. Ahí es cuestión de que te instalen el punto de recarga y poco más. En cualquier caso, lo importante es ver como toda la sociedad puede ir pensando en tener un coche eléctrico, viva donde viva. Con el tiempo todos nos acostumbraremos.

Lecturas recomendadas