Skip to main content

Noticia

Motores eléctricos para coches: 3 curiosidades

Motores eléctricos para coches
Cero emisiones.

Los coches eléctricos han llegado para quedarse, pero dada su reciente llegada y lo relativamente nuevos que son, hay muchas cosas que la gente no sabe sobre ellos. Los motores eléctricos para coches son uno de los elementos capitales de estos vehículos (el otro son las baterías) y hoy os traemos tres curiosidades sobre ellos.

VÍDEO: Estos son los eléctricos más rápidos del mundo

Antes que anda hay que admitir que el desconocimiento sobre este tipo de vehículos cada vez se disipa más, lo que es buena para tener una imagen real de los coches e cero emisiones y no dejarse engañar por leyendas urbanas, ni las positivas ni las negativas. Así, sabemos que contaminan menos que los de combustión, pero que sí que lo hacen, aunque sea en su proceso de fabricación; también que ofrecen una respuesta mucho más inmediata, y por ende tienen mejor aceleración, que un gasolina o un diésel; que su coste de uso por kilómetro es menor que en los de combustión tradicional, etc.

Pero también hay otras facetas que posiblemente muchos todavía no sepan, aquí van unas cuantas:

El motor eléctrico más potente de un coche de serie

El segmento de los superdeportivos eléctricos cada vez cuenta con más integrantes, y los que están por venir. Entre ellos destaca el Rimac C_Two, que montará el motor eléctrico más potente en un coche de serie, un bloque de 1.940 CV. Suficientes como para permitirle hacer el 0-100 km/h en 1,85 segundos.

Los 10 coches eléctricos con más autonomía del mercado

El eléctrico más rápido del mundo

Y es que el Rimac C_Two promete mucho, pero no es el rey absoluto de la electricidad… aunque sí de los vehículos de producción en serie. El eléctrico más salvaje del mundo es el Venturi Buckeye Bullet 3, más parecido a un misil de tierra que a un coche, con un motor de 3.000 CV con el que consiguió alcanzar una velocidad récord de 550 km/h.

Solo hay eléctricos con una marcha

Esto llamará la atención a los ‘paganos’, pero no hay ningún coche eléctrico que utilice una caja de cambios convencional, ni manual ni automática, todos ellos emplean una única marca. Pero, ¿a qué se debe? El motor térmico de un coche tiene un número de revoluciones por minuto bastante limitado, lo que hace que sea necesario utilizar marchas para poder alcanzar velocidades altas, que multiplican la velocidad del motor y tienen ciertas ventajas e inconvenientes (las cortas son fuertes pero no muy rápidas, las largas permiten ir más rápido pero con menos fuerza).

En el caso de un eléctrico no existe dicha necesidad puesto que su rango de revoluciones es mucho más amplio, de 0 a 12.000 rpm por norma general, y además es capaz de entregar toda su fuerza desde el primer momento.

Y además