Noticia

Seis cosas que te pueden pasar en Blablacar

Seis cosas que te pueden pasar en Blablacar

Rebeca Álvarez

03/23/2016 - 08:56

Flatulencias, arrebatos de amor y mareos inesperados son algunas de las cinco cosas que te pueden pasar en Blablacar, una de las aplicaciones para compartir coche más utilizadas de nuestro país. ¡Una buena opción si te gustan la aventura y las sorpresas inesperadas!

No te pierdas: Conductor drogado de Blablacar abandona a sus pasajeras

BlaBlaCar es una de las aplicaciones para compartir coche más eficaces y utilizadas en nuestro país; sin embargo, eso de meterse en un coche con un grupo de desconocidos puede ser una agradable aventura o bien, toda una pesadilla.

El Mundo recoge una serie de testimonios de pasajeros que en lugar de disfrutar de su viaje, sufrieron una especie de tortura hasta llegar a su destino. No te pierdas estas seis cosas que te pueden pasar en Blablacar y permanece alerta la próxima vez que te decidas a utilizar este servicio. ¡Más vale prevenir que curar! 

1. El accidente

El protagonista de este testimonio es la mala suerte. Lucía, en su primer viaje en Blablacar, sufrió un accidente; sin embargo, el conductor no fue el culpable, pues al parecer respeto todas las normas de circulación, sino el infortunio. Cuando estaban a punto de llegar a su destino, la rueda trasera del vehículo en el que viajaban explotó, lo que le obligó a pasar por el hospital y llevar collarín.  

2. El novato veterano

La aplicación Blablacar te permite valorar a los distintos conductores y ver su experiencia, pero claro, el mundo de Internet está lleno de mentiras. En esta ocasión, Rubén cuenta que durante su trayecto, el conductor le estuvo contando su dilatada experiencia al volante, pues al parecer tenía el carné de conducir desde hace 14 años. Sin embargo, durante una parada en una estación de servicio, se dio cuenta de que el coche aún llevaba puesta la L. "Y no creo que sea por capricho", apunta el joven.

3. Para ligar todo vale

A Marina, una pobre conductora, su acompañante - que podría ser el típico cuñado de manual - se le declaró de lleno. Durante una parada para estirar las piernas, este le abrazó para después seguir insistiéndole en que "quería ser algo más que un compañero de coche". Incluso después de haberle dejado en su destino, siguió enviandole mensajes para ver si la muchacha mordía el anzuelo. 

4. Arrebato de amor

Cuando feral_spa (usuario de Forocoches que cuenta esta historia) habla de su viaje nocturno entre Madrid y Granada, le viene a la mente momentos picantes. En el coche en el que viajaba iban él, una chica en el asiento del copiloto y el conductor, que sugerió quedarse en una gasolinera a descansar un rato. Como feral_spa se negó, el propietario del coche le ofreció conducir y el pasó a los asientos traseros junto a la chica, que al parecer no tenía carné de conducir. El resto de la historia seguro que puedes imaginarla: besos por doquier. 

5. Gases y demás elementos

El cuerpo humano tiene sus necesidades y muchas veces no espera para satisfacerlas. De hecho, algunos usuarios de Blablacar cuentan como sus conductores tenían problemas de flatulencias que convertieron el coche en un lugar tóxico... Otros tuvieron que hacer frente a chicas mareadas vomitando en el coche. ¡Experiencias aptas solo para los estómagos más fuertes!

6. Próxima parada: la cárcel

¿Te imaginas montarte en un coche con un desconocido y que este empiece a hablar de terroristas, peleas y visitas al juzgado? Pues sí, esto le pasó a Rafael van OppenArdanaz, que tuvo que lidiar durante horas con un boxeador, ex-militar y Ultra Sur. Un compañero de viaje muy pacífico, sin duda. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches