Skip to main content

Noticia

Ciclista, haces esto mal con los coches (y no lo sabes)

Ciclista, haces esto mal con los coches (y no lo sabes)

Si eres ciclista urbano, es probable que estés haciendo alguna de estas cosas mal, aunque no lo sepas; y algunas normas se han diseñado exclusivamente por tu propia seguridad...

Las ciudades son espacios en los que la convivencia entre bicis y coches ha de ser posible, respetuosa y viable. Esto supone que tanto los conductores como los ciclistas sigan una serie de normas; y estas afectan tanto a unos como a otros. Por parte de los conductores, estos han de respetar SIEMPRE la distancia mínima de 1,5 metros al adelantar a un ciclista (incluso pisando la línea contínua, si fuese preciso). Y si no se puede, toca esperar; (nada de tocar el claxon para que el ciclista se aparte).

Estas son las normas que atañen a los conductores; pero, ¿qué hay de los ciclistas? Ellos también han de cumplir una normativa, que, sobre todo en ciudades, no siempre se cumple. Ahí van las cosas que, si eres ciclista, es posible que estés haciendo mal (aunque no lo sepas).

No hacer caso a las señales de tráfico

La bicicleta se considera un vehículo más, con lo que ha de respetar las señales de tráfico. En una zona con prioridad peatonal, tiene que adaptar su velocidad a la que llevan los peatones.

Circular en grupo

Los ciclistas pueden circular en grupo en fila de uno o en paralelo en fila de dos excepto en condiciones de baja visibilidad o de tráfico denso. Esto aplica en carretera y en vías urbanas (no hay ninguna norma que diga que en ciudad hay que circular de uno en uno). Circular en paralelo, además, es una manera de hacernos más visibles para los demás vehículos y es legal.

Ciclistas en grupo y rotondas

Un pelotón de cilistas es considerado como un único vehículo. Por ello, cuando el primero de ellos ya ha entrado en una rotonda, las bicis tendrán prioridad.

VÍDEO: ¿Cómo se adelanta a un ciclista si viene otro de frente?

Acercarse demasiado a la zona derecha del carril para no molestar a los coches

Los ciclistas pueden circular por el carril que deseen, y no han de hacerlo pegados al borde; han de hacerlo por el medio. Así, los demás conductores les ven mejor, y se evitan accidentes.

Pasos de peatones y bicis

Hay que bajarse de la bici al cruzar el paso de peatones (a no ser que esté señalizado como paso de peatones para bicicletas en el suelo o en el semáforo, en cuyo caso, sí está permitido)

Ir por la acera

Aunque parezca más seguro, circular por la acera está prohibido para los ciclistas. En ciudad, pueden circular por el carril-bici, la pista-bici (la pista destinada solo a bicis y con un trazado diferenciado del de la carretera), acera-bici (una vía ciclista señalizada sobre la acera) y sendas ciclables (caminos al aire libre donde se comparte espacio con los peatones). Pero no por la acera.

Ir con auriculares

No está permitido el uso de auriculares ni el uso del teléfono móvil al montar en bicicleta.

Beber alcohol

Los límites de alcoholemia también atañen a los ciclistas; en su caso, estos son de 0,5 gramos por litro de sangre, o de alcohol en aire espirado superior a 0,25 miligramos por litro en aire espirado. El consumo de sustancias psicotrópicas tampoco está permitido.

Sin casco, sin luces...

Hacerse visibles a los demás conductores es de vital importancia para los ciclistas; por ello, hay que llevar elementos reflectantes homologados (catadióptrico trasero rojo que no sea de forma rectangular, y una luz blanca delantera y prendas reflectantes en caso de circular de noche). Además, según el reglamento general de vehículos, el timbre es un elemento obligatorio.

El casco en menores de 16 años es obligatorio en todas las vías, mientras que en mayores de 16 años solo lo es en las vías interurbanas. Su uso es recomendable en cualquier situación como protección.

Fuente: Vitonica

Lecturas recomendadas

Y además