Skip to main content

Noticia

6 coches asequibles con motor trasero

Probamos el Renault Twingo GT

Cada vez hay menos.

Si nos ponemos a pensar en coches como motor trasero, lista en la que también incluimos los modelos con motor central trasero, aunque no sean iguales exactamente (los primeros llevan el bloque tras el eje trasero, los segundos por delante de este aunque detrás de los asientos); los únicos que se vienen a la cabeza en la actualidad son superdeportivos. Los Lamborghini, Porsche o el Audi R8 son perfectos ejemplos de esta configuración, pero cuesta mucho encontrarla en modelo baratos. ¿Significa eso que no los hay? Para nada, aquí tienes 6 coches asequibles con motor trasero.

Aunque antes de comenzar a enumerarlos, conviene realizar algunos apuntes. Esta disposición del propulsor es cada vez menos popular entre los coches baratos porque es inherentemente más cara, ya que si el motor va delante, se pueden utilizar piezas genéricas de otros modelos; además, la conducción más complicada y, por último, temas de espacio: con el maletero delante la capacidad de carga es mucho menor, mientras que atrás, con la posibilidad añadida de abatir los asientos, se puede crear una superficie mucho mayor.

Los cinco mejores Renault con motor trasero

Escasos representantes

Por todos estos motivos los fabricantes generalistas han ido abandonando paulatinamente esta configuración, lo que hace que de toda nuestra lista, solo tres modelos siguen comercializándose en la actualidad.

Hablamos en primer lugar de Renault Twingo, cuya nueva y llamativa generación se puso a la venta en el año 2015. Dejando atrás la fea estética del original, evolucionó desde el agresivo Twin’Run aunque no le imita en términos de potencia. El motor básico tiene solo 90 CV de potencia y la variante más dinámica, el Twingo GT llega únicamente hasta los 110 CV acompañados de 170 Nm de par. Si Renault se animase a meterle una buena dosis de potencia extra sería una autentica bala.

Le sigue el smart fortwo, el pequeño urbanita que emplea una configuración no muy habitual en este tipo de vehículos con motor y tracción traseros. Puede optar por dos motores, un 0.9 sobre alimentado de 90 CV y un 1.0 tricilíndrico de 71 CV, ambos con transmisión manual pero el último también disponible con cambio de doble embrague. A la par podemos colocar al smart forfour que, pese a tener un mayor tamaño, calca sus características mecánicas.

Vista al pasado

Y hasta aquí los vehículos actuales con esta configuración, pero echando la mirada al pasado encontramos varios ejemplos de coches baratos icónicos que la utilizaron.

El más reconocible es el Volkswagen Beetle, el Escarabajo original. Su pequeño motor bóxer de cuatro cilindros iba alojado en el pequeño hueco que había entre las ruedas traseras y la ovalada carrocería, se refrigeraba por aire y, debido a su posición, empleaba un tubo de escape muy corto.

Los cinco propulsión trasera más asequibles

Otro modelo muy popular con ‘todo atrás’ fue el Simca 1000. Utilizaba un motor gasolina de 944 cc. y cuatro cilindros que desarrollaba 52 CV y los mandaba al eje trasero a través de una caja de cambios de solo cuatro relaciones.

El Renault Clio V6 no es (o era) asequible precisamente, pero teniendo en cuenta su rendimiento, en realidad tampoco era caro para lo que ofrecía. Su estética embrutecida giraba cabezas y su apartado mecánico estaba a la altura: un motor V6 de 3,0 litros que comenzó entregando 230 CV pero en su segunda evolución llegó a desarrollar 255 CV. Devoraba el 0-100 km/h en 5,8 segundos y su velocidad máxima se encontraba en 246 km/h.

Y además