Skip to main content

Noticia

Los 3 peores rivales del Rolls-Royce Cullinan

Los 3 peores rivales del Rolls-Royce Cullinan

Lucha SUV.

Cuesta creer que hace apenas cinco años el concepto de SUV de lujo fuera algo extraño. A día de hoy prácticamente todas las marcas de primera línea tienen su gran todocamino de representación, motivo por el que el Cullinan, a pesar de querer redefinir el concepto, no está solo en el mercado y va a tener que hacer frente a una dura competencia. Estos son los 3 peores rivales del Rolls-Royce Cullinan.

VÍDEO: Rolls-Royce Cullinan, el primer todocamino de su historia

Primero centrémonos en el protagonista, que ha sabido llevar a la perfección el concepto Rolls-Royce a un nuevo formato. Su estética familiar es imponente gracias a unas enormes dimensiones, el interior rezuma lujo por los cuatro costados (cuero, madera, asientos calefactados, ventilados y con función de masaje…) y confía en la mecánica 6.75 V12 de la casa, que en este caso entrega 570 CV de potencia y 850 Nm de par máximo.

Una muy buena base para plantar cara a sus peores rivales

Bentley Bentayga

Nació como el SUV más potente y rápido del mundo y, aunque a día de hoy ha perdido sus títulos, sigue siendo un cabeza de cartel entre los todocaminos de lujo. En un principio vio la luz con un motor W12 de 608 CV con el que se lanzaba de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y alcanzaba los 301 km/h de punta, pero en los casi dos años que lleva en el mercado ha ampliado su gama con una variante diésel (4.0 V8 de 435 CV), una de gasolina de acceso (4.0 V8 de 550 CV) y hasta con una híbrida enchufable, que combina un motor 3.0 V6 TwinTurbo con uno eléctrico y le permite tener una autonomía en modo cero emisiones de 50 kilómetros.

Su oferta es más variada que la del Rolls, y está a la par en términos de lujo y ‘pijaditas’, como ha dejado claro en más de una ocasión su división de personalización, Mulliner.

Así sería el Cullinan con seis carrocerías distintas

Porsche Cayenne

El precursor de los SUV entre las marcas premium ya va por su tercera generación, una que ha mejorado en todo a su predecesora. Más grande, ligero, amplio (770 litros de maletero), con un interior mucho más tecnológico y una oferta de motores de lo más amplia. A los originales Porsche Cayenne de 340 CV y Cayenne S de 440 CV pronto se sumaron el Turbo, con un motor 4.0 V8 biturbo de 550 CV y la muy interesante versión E-Hybrid. Ésta combina un gasolina 3.0 V6 de 340 CV con un motor eléctrico de 136 CV para entrega una potencia conjunta de 462 CV. Combina unas prestaciones más que decentes (0-100 km/h en 5,0 segundos) con una autonomía eléctrica de 44 kilómetros.

BMW X7

Aunque el Rolls-Royce Cullinan sea el nuevo gallo del corral, no será el último en llegar. Mirando al futuro a corto plazo se vislumbra el BMW X7, adelantado hace unos meses por un prototipo y que debería presentarse antes de que finalice el año. Se convertirá en el SUV más grande y lujoso de la casa alemana, tendrá capacidad para seis o siete personas y tanto su cuadro de instrumentos como la consola central serán digitales. La única duda reside en su motorización ya que, aunque lo lógico sería encontrar mecánicas de gasolina y diésel, el concept se mostró con el apellido ‘iPerformance’, lo que podría adelantar alguna versión híbrida o híbrida enchufable.

Todo sobre el Rolls-Royce Cullinan

Lecturas recomendadas