Skip to main content

Lista

5 consejos para ahorrar combustible que sí funcionan

ahorrar gasolina al conducir
Todo por la economía.

Aquí tenéis 5 consejos para ahorrar combustible que sí funcionan, algo que siempre viene bien ya que, no nos engañemos, excepto en casos de superdeportivos o vehículos de lujo, que el coche gaste poco es primordial para el conductor medio.

VÍDEO: Cómo ahorrar con un coche de gasolina

VIDEO

VÍDEO: Cómo ahorrar con un coche de gasolina

Las marcas de automóviles son conscientes de ello y buscan crear motores cada vez más eficientes, ya sean de gasolina o diésel, pero todos sabemos que las cifras que homologan son poco realistas (ahora son algo más fidedignas gracias al WLTP), así que no está de más poner de nuestra parte para reducir en la medida de lo posible el consumo medio y así, de paso, ahorrarnos algunos euros.

Estos son nuestros 5 consejos para ahorrar combustible que sí funcionan:

Juega con las marchas

Si tienes un coche manual no te queda otra que optimizar tu cambio de marchas para conducir de una manera más eficiente. Si llevas el coche demasiado revolucionado el consumo se disparará, pero tampoco es buena idea llevarlo por debajo de lo que debería. Cambiando las relaciones en el punto óptimo (1.500-2.000 rpm para los diésel y 2.000-2.500 para los gasolina) tu bolsillo lo agradecerá.

Ahora bien, en autopista y con velocidades mantenidas, lo mejor es siempre llevar el coche lo más desahogado posible, en marchas largas.

Cómo hacer una conducción eficiente y ahorrar hasta un 15% de combustible

Conduce de manera suave y fluida

Pegar acelerones solo sirve “para hacerse el chulo” y quizá impresionar a los malotes del barrio si te acabas de sacar el carné, pero cada vez que hundes el pedal del acelerador la toma de admisión se abre y traga combustible como si no hubiera mañana. Es mucho mejor llevar a cabo una conducción fluida y sabiendo llevar los tiempos, lo que permitirá circular rápido sin necesidad de forzar tanto y ahorrando por el camino.

Aprovecha el entorno

Ser consciente de lo que te rodea te ayudará a reducir el gasto de combustible. Mirar lo que tenemos dos o tres coches por delante permite anticiparse y adecuar la velocidad sin necesidad de frenar mucho o de acelerar, en tramos en los que el coche vaya lanzado conducir a vela permite ahorrar en combustible y lo mismo ocurre en bajadas, donde dejar que el coche descienda solo utilizando el freno motor o el convencional pueden conseguir que el consumo instantáneo sea de cero litros.

¿Frío o calor?

Si estás en verano la tentación de usar el aire acondicionado estará ahí, pero verás como la autonomía de tu coche se reduce de manera alarmante. Si conduces a bajas velocidades es mejor hacerlo con las ventanillas bajadas, aunque es una mala idea si circulas rápido. En este caso emplea el aire acondicionado, pero no a mucha carga y con una temperatura razonable para que no gaste demasiado.

Lo mismo ocurre en invierno, donde el primer instinto es poner la calefacción desde el minuto uno. Es un error ya que si esperas un poco, con el motor caliente, el sistema funcionará mejor, no hará tanto esfuerzo y gastará menos.

Nada de peso innecesario

Quizá sea el consejo más obvio de toda la lista, pero a la hora de la verdad es algo que mucha gente incumple: más peso significa más gasto de combustible. “Ya lo sabía”, dirán muchos, pero la realidad es que un gran porcentaje de conductores empieza a almacenar objetos en su maletero como si de un armario se tratase.

Algunos es posible que sean útiles en ciertas situaciones en carretera (equipamiento de emergencia, herramientas, etc.), pero otros son totalmente inútiles, hacen que aquello parezca un cajón de sastre y lo único que consiguen es que el vehículo tenga más peso del que tirar, con el consiguiente gasto añadido.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además