Skip to main content

Lista

Motor

5 coches que nunca haríamos camper

5 coches que nunca haríamos camper
Caen por su propio peso.

La camperización está más de moda que nunca. En los últimos años ha habido un auge en el mercado, lo que ha llevado a muchas marcas a ofrecer variantes camper de sus modelos directamente de fábrica o a asociarse con especialistas para ofrecer la opción a los clientes que así lo deseen, por no hablar de la cantidad de conductores que se hacen con una furgoneta y se animan con un ‘DIY’ (Do It Yourself) a base de tutoriales por internet. Eso sí, por muy de moda que esté, es una tendencia que no se puede aplicar a cualquier vehículo: estos son 5 coches que nunca haríamos camper.

Esto te interesa: todos los VÍDEOS de las FURGONETAS CAMPER que hemos probado a FONDO

Mazda MX-5

El Mazda es el biplaza más vendido de la historia, algo normal puesto que se trata de un deportivo relativamente asequible, con un comportamiento dinámico intachable y que está disponible tanto como descapotable como con techo duro retráctil. Pero esto, como es lógico, no sirve a modo de credencial para presentarse como candidato a la camperización y es que, se mire por donde se mire, no tendría ningún sentido llevar a cabo tal transformación.

Fiat Panda 4x4

Fiat Panda 4x4

También nos valdría con el Fiat Panda normal, pero señalamos la variante 4x4 porque, al menos a priori, cuenta a su favor con el hecho de tener tracción integral, un aspecto muy valorado entre las camper para poder aventurarse por los caminos más difíciles.

Sin embargo, pese a ello, el Fiat es un modelo de dimensiones tan diminutas que sería una locura intentar camperizarlo. En su habitáculo prácticamente no hay hueco para nada y olvídate de instalar siquiera los elementos más básicos en estas preparaciones: ¿una cama? ¿Dónde, dejando colgar las piernas desde el techo o sacándolas por la tapa del maletero abierta?

Smart Fortwo

Smart ForTwo

El motivo es más que obvio: habría que ser poco menos que un liliputiense para poder ver el interior de un Smart Fortwo como un espacio hábil en el que crear algo siquiera remotamente parecido a una casa. Aunque bueno, quizá si no te importa dormir encogido en posición fetal vertical y no eres muy alto, podrías apañar algo para hacerlo en el maletero. Poco recomendable, eso sí,

Bugatti Chiron

Estamos acostumbrados a ver el modelo de Bugatti en una cantidad enorme de listas: los coches más rápidos, los coches más caros, los coches más exclusivos… y siempre en buen lugar, pero en esta ocasión el Chiron está aquí en calidad negativa. Lógicamente, con su mastodóntico motor 8.0 W16 no hay ningún tipo de espacio atrás para crear algo estilo camper, pero nosotros no vamos por ahí, simplemente nos negaríamos a camperizar una maravilla tecnológica (y de calidad) así. Estaría feo.

Mitsubishi i-MIEV

También valdrían sus hermanos de Peugeot o Citroën, puesto que para los tres el motivo es el mismo: el espacio. Pero no como en el caso de otros modelos de la lista, aquí el mayor pero lo tiene le hecho de que son coches realmente estrechos por lo que, aunque en las plazas traseras se podría apañar algo aunque con limitaciones (un pequeño mueble de cocina, quizá) la falta de centímetros a lo ancho haría que fuera casi tan difícil de maniobrar dentro como en otros vehículos mucho más cortos.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además