Skip to main content

Noticia

F1

GP de Bélgica 1991: el debut de Michael Schumacher en la F1

Debut Michael Schumacher - Jordan - Spa-Francorchamps - GP Belgica 1991

El GP de Bélgica de 1991 acogió el debut de Michael Schumacher en la F1. Un hecho que, en aquel momento, sucedió de forma casi anecdótica.

Puede que no se asocie nombre de Bertrand Gachot al universo de
estrellas que han escrito la historia de la F1. Pero este piloto de
Luxemburgo también tuvo un papel dentro de la leyenda y, más
concretamente, en lo que fue
el debut de Michael Schumacher en la F1 en
el GP de Bélgica de 1991.

Aquella temporada, Eddie Jordan había
fichado al veterano italiano Andrea de Cesaris y a Gachot, con 28
años y casi dos de experiencia en la F1 en el equipo Onyx, para
poner en marcha el proyecto de su propia escudería de
F1: Jordan Grand Prix.

Gachot firmó sus mejores actuaciones con un quinto puesto en
Canadá y la vuelta rápida en carrera en Hungría. Sin embargo, en
Bélgica no podría tomar la salida. La razón: un altercado con un
taxista londinense que le costó dos meses de prisión... Fue
entonces cuando Willi Webber, representante de un joven alemán
llamado Michael Schumacher, se pone en
contacto con Jordan para que su prometedor piloto ocupe el lugar
del arrestado Gachot.

 

Schumacher corría por primera vez en Spa-Francorchamps, un
escenario nada fácil para debutar pero, aún así, Michael, con 22
años se impuso en clasificación a su compañero de equipo, Cesaris,
diez años mayor que él y que llevaba 11 temporadas en la F1.
Schumacher saldría séptimo en su primera carrera en la F1.

Los gestos del piloto alemán previos a la salida denotaban una
enorme concentración para combatir la presión bajo la que estaba
como se puede apreciar en la foto que ilustra este artículo. Era la
oportunidad de su vida, y no iba a ser nada fácil
aprovecharla. 

Tras la vuelta de calentamiento, Schumacher veía por delante del
morro de su Jordan a Nelson Piquet, Jean Alesi, Gerhard Berger,
Nigel Mansell, Alain Prost y Ayrton Senna ocupando la pole. 

Con el semáforo en verde Michael salió disparado y en su primera
curva en la F1 consiguió ganar dos posiciones. Sin embargo, tras
pasar la segunda curva de Spa-Francorchamps, la
mítica Eau Rouge, y afrontar la subida a Raidillon, el embrague del
monoplaza de Schumacher se destrozó impidiendo que el alemán
pudiese completar su primera vuelta en la F1. Quién sabe donde
habría llegado en aquel día de no haber sido por esta avería.

Aquel GP de Bélgica fue ganado por Ayrton Senna seguido de su
compañero de equipo Gerhard Berger y los dos Benetton-Ford de los
brasileños Nelson Piquet y Roberto Moreno a más de medio minuto de
distancia.

Sin embargo, a Schumacher le había dado tiempo más que
suficiente para impresionar a toda la parrilla de la F1. Flavio
Briatore le llamaría de forma inmediata para incorporarse a su
escudería y tras cierto 'embrollo' judicial, correría en el equipo
del italiano hasta final de temporada. El contrato se mantuvo al
año siguiente y Schumacher empezó a cosechar muy buenos resultados,
tanto que la siguiente vez que visitó Spa-Francorchamps se
convertiría en el primer alemán en ganar el GP de Bélgica. En la
edición de 2012, 'El Kaiser', ya coronado, cumplirá su carrera
número 300 dentro de la F1.

Lecturas recomendadas