Skip to main content

Noticia

F1

Ferrari F1-2000, el primer campeón con Schumacher

ferrari-2000-schumacher

Esta es la historia del Ferrari F1-2000, el primer monoplaza italiano con el que Michael Schumacher fue campeón del Mundo de pilotos.

Al inicio de la temporada del año 2000 de Fórmula
1
, el director técnico de Ferrari, por aquel entonces,
Ross Brawn, dijo: "Creo que probablemente tenemos
el mejor coche que he tenido en el comienzo de la temporada ya que
somos un grupo que llevamos tiempo trabajando juntos en Ferrari".
Brawn se refería al director del equipo, Jean
Todt
, y a los pilotos Michael Schumacher
y Rubens Barrichello. El 'dream team' de Ferrari afrontaba su cuarto año juntos y
parecía que por fin estaban en posición de ganar el campeonato del
Mundo, una hazaña que la Scudería no lograba desde que Jody
Schekter
ganó 21 años antes, en 1979. 

El monoplaza de Ferrari para el año 2000, el
F1-2000, fue un diseño completamente nuevo.
Utilizando un motor V10 a 90 grados, en lugar de los 80 anteriores,
permitió al equipo técnico de Ross Brawn bajar el centro de
gravedad del coche y prestar mayor atención al desarrollo
aerodinámico, que fue mejorado sustancialmente. La mecánica rendía
una potencia estimada de 770 CV y llevaba una caja de cambios
secuencia de siete velocidades. Por primera vez, la Scuderia creía
que realmente tenían una posibilidades de pelear contra McLaren (campeones con Häkkinen en 1998 y 1999) desde
el primer Gran Premio.  

Estaban en lo cierto. Schumacher ganó en Australia. Dos semanas
más tarde lo hizo en Brasil, y, de nuevo, en San Marino en la
siguiente cita del campeonato. La carrera de Imola  no solo
fue ganada, gracias a una conducción sublime de Schumacher, sino
también para con estrategias en las que Brawn se había ganado una
reputación tan ejemplar. "Michael fue conservador para no alertar a
Häkkinen", dijo Brawn. "Después, en cuanto Mika entró en boxes por
segunda vez, ¡bang! Michael lo hizo. Ha sido una carrera en la que
ganó el que debería haber ganado gracias que pudimos hacer el stint
más largo y a Michael marcó los tiempos de vuelta rápida en el
momento justo".  

Sin embargo, Ferrari no iba a tener todo de
cara. A mitad de la temporada, Schumacher tenía una ventaja de 22
puntos, pero después de una serie de retiradas, salió del Gran Premio de Bélgica, en Spa, con solo seis puntos
entre él y Häkkinen. La lucha estaba a punto de comenzar de nuevo.
Schumacher ganó en Monza y también en Indianápolis. La victoria en
Suzuka, en el Gran Premio de Japón, dio a Ferrari y Michael
Schumacher su primer el campeonato del mundo de pilotos juntos;
después de 21 temporadas y más de 340 carreras, Ferrari estaba de
nuevo en la cima y su dominio no había hecho más que empezar. En
aquella temporada del año 2000, Schumacher logró
nueve victorias y otros tres podios.  

El chasis 198, se utilizó como coche de reserva del equipo a lo
largo de gran parte de la temporada y se ha pilotado por Michael
Schumacher en dos ocasiones. Durante la clasificación en
Interlagos, en el Gran Premio de Brasil, Michael se salió y provocó
graves daños en los bajos del coche, por lo que se sacó esta unidad
para reemplazarlo. Se clasificó tercero en parrilla. Durante la
carrera,  luchó con Häkkinen por el liderato, Ferrari hizo una
estrategia de dos paradas, mientras que McLaren fue a una. Al
final, fue incluso una fácil victoria de Schumacher. El motor de
Häkkinen explotó, y David Coulthard, en el segundo McLaren, fue
descalificado debido al desgaste excesivo sus testigos del ala
delantera.  

Schumacher estaba eufórico tras la victoria, era la segunda
consecutiva desde el inicio de la temporada. "Hemos hecho una
mejora evidente en nuestra estrategia de salida, fui capaz de coger
a Mika pero no quería tomar riesgos demasiado pronto y, por
supuesto, no estaba dispuesto a dejarme pasar. He disfrutado
nuestra batalla ya que hacía tiempo que no teníamos una buena pelea
por el liderato".  

Schumacher se volvió a sentar tras el volante del chasis 198 en
el Gran Premio de España, en el Circuit de
Cataluña, el 7 de mayo. Se clasificó en la pole position por
primera vez en la temporada (la 24 pole de su carrera). Michael
lideró gran parte del Gran Premio, pero un problema con la boca de
repostaje y luego un pinchazo le dejaron atrás. Terminó quinto. El
chasis 198 correría de nuevo con Schumacher en el GP de Mónaco,
pero no terminó la carrera por rotura de la suspensión.
  

Después de su jubilación profesional, chasis 198 fue
reconstruido por la fábrica para su uso futuro en los eventos de F1
Clienti y está valorado en unos dos millones de euros.

Lecturas recomendadas