Wolfsburgo, una ciudad que nació al amparo de Volkswagen

Wolfsburgo, una ciudad que nació al amparo de Volkswagen

12/04/2016 - 14:48

Si hay una ciudad unida al automóvil es, sin duda alguna, Wolfsburgo. La localidad alemana se fundó y desarrolló con un único objetivo: dar cobijo a la fábrica de la que debía salir el coche del pueblo (el mítico Escarabajo). Siglos después de su fundación sigue respirando gracias a Volkswagen.

Wolfsburgo puede presumir de ser una ciudad creada al amparo de Volkswagen. La historia así lo atestigua, cuando cuenta que sus orígenes se remontan a la década de los años 30 del siglo XX, cuando los dirigentes alemanes se obsesionaron con hacer de Alemania un país industrial capaz de competir con Francia y Alemania.

El objetivo era solucionar la gravísima situación económica en la que Alemania había quedado sumida tras la Primera Guerra Mundial a través de la industria del automóvil. El municipio elegido como germen de esta revolución fue Fallersleben -hoy un distrito de Wolfsburgo-, muy cerca del canal de Mitelland.

El enclave cumplía varios requisitos: tener acceso a una vía fluvial navegable y central eléctrica propia, que abasteciera tanto a la fábrica como a la nueva ciudad, donde iban a vivir los trabajadores.

La ciudad nació en 1938 bajo el nombre de Stadt des KdF-Wagens bei Fallersleben; esta es la razón por la que el 'coche de pueblo' recibió el nombre oficial de 'Kdf-Wagen', aunque todo el mundo acabaría refiriéndose a él como 'Escarabajo'.

Wolfsburgo: la ciudad da nombre a un equipo de fútbol

Hoy día, Wolfsburgo es mundialmente conocida por su equipo de fútbol, creado también bajo el paragüas de Volkswagen.

Con una Alemania devastada por la Segunda Guerra Mundial, los habitantes de wolfsburgo se empeñaban a fondo en reconstruir la fábrica de automóviles. En los escasos descansos, los trabajadores se dedicaban a jugar al fútbol. Al poco tiempo nacía el primer club deportivo de la ciudad, con el fútbol como una de las disciplinas más demandadas.

VW renueva como patrocinador de la Copa de Alemania

A lo largo de su historia, el club ha sufrido muchos cambios hasta convertirse en lo que es hoy en día, siempre con la inyección económica de una empresa que ha ido creciendo hasta convertirse en el mayor fabricante de automóviles del mundo.

En las últimas décadas, el Wolfsburgo ha ido escalando posiciones hasta establecerse de forma constante en la élite del fútbol alemán. En 2002, vio la luz su flamante estadio, el Volkswagen Arena, una infraestructura multiusos con aforo para 30.000 espectadores.

El gran hito del equipo fue ganar la Bundesliga en la temporada 2008-2009; desde entonces, acapara portadas internacionales gracias, en buena parte, al apoyo económico del logotipo que lucen los jugadores en sus camisetas: el de Volkswagen.

Fuente: Sportyou