Cómo llevar a tu mascota de viaje de forma segura y legal

Cómo llevar a tu mascota de viaje de forma segura y legal

14/04/2016 - 13:15

No tiene por qué quedarse en casa. Tu mascota puede acompañarte en todos tus viajes, siempre y cuando la lleves de forma segura y legal. Lo más importante es que vaya correctamente sujeta para evitar que se mueva y entorpezca la visibilidad y movimientos del conductor.

El único problema a la hora de llevar a tu mascota de viaje debería ser que el alojamiento que has elegido acepte animales. Por lo demás, tu perro, tu gato, tu periquito... pueden viajar contigo sin problemas, siempre y cuando lo hagas de forma segura y legal.

Tráfico es muy claro al respecto: las mascotas pueden viajar en coche siempre y cuando vayan debidamente sujetas. De hecho, la Ley sobre Tráfico y Circulación recoge la posibilidad de inmovilizar un vehículo si en su interior hay alguna mascota que dificulte los movimientos o visibilidad del conductor.

Para evitar la multa y lo más importante, el accidente, es fundamental que lleves a tu animal de compañía bien sujeto; pero no de cualquier forma, del mismo modo que sucede con los niños, es imprescindible elegir un sistema de sujeción para su mascota que se adecue a su tamaño.

1. Arneses.

 Sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad o los dispositivos Isofix. A este respecto, hay que tener en cuenta la longitud del cinturón de seguridad del asiento. No se recomiendan los correajes que se enganchan al collar del perro, ya que no retienen al animal y supone un riesgo para los pasajeros. 

2. Rejillas divisorias.

Especialmente indicadas para vehículos con portón trasero o familiares que permiten habilitar el maletero para el transporte de animales (esta opción se recomienda para mascotas de gran tamaño). Hay que tener en cuenta la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos como del montaje de la rejilla, las más estables son aquellas que van montadas desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2. 

3. Transportín.

Es uno de los métodos más seguros. En caso de ubicarlo en el maletero (para perros de gran tamaño) se colocará lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha.

Para perros de pequeño tamaño y gatos, los transportines se deben colocar dentro del habitáculo, concretamente sobre el suelo detrás de los asientos delanteros. Nunca pongas un transportín sobre el asiento sujeto por un cinturón de seguridad, ya que las pruebas realizadas ponen de manifiesto que la caja se rompe y la mascota sale despedida a través de la pared del transportín. 

Si llevas el transportín en el asiento trasero es recomendable instalar una malla entre las banquetas delanteras para que, en caso de impacto, la caja pase a la parte delantera.

Más de VisionZero by Continental