Reportaje

Matrículas acrílicas: todo lo que debes saber

Matrículas acrílicas: todo lo que debes saber
Noelia López

Las matrículas acrílicas, también conocidas como 'ecomatrículas' o 'ecoplacas' superan a las tradicionales placas metálicas en varios puntos. Lo más importantes: son más resistentes al desgaste que provocan los rayos solares y a los golpes de otros coches. Su uso está cada vez más extendido pero hay que tener cuidado porque no todas son legales.

En la ITV te han dado un toque por cómo llevas las placas y el vecino listillo te ha dicho aquello de "ya te dije que lo mejor son las matrículas acrílicas".

Nos fastidia decirlo pero, esta vez, tiene razón.

Cómo matricular un coche extranjero en España

No es que te vayan a dar un resultado negativo en la inspección por llevar las matrículas en mal estado, pero que un coche circule con algún número dañado, medio borrado por las machas de mosquitos inmolados o con la placa torcida por los golpes de otros coches (sobre todo los que llevan bola de remolque), sí es motivo para que te pongan falta leve; lo mismo que si llevas fundida alguna de las bombillas que iluminan la matrícula (esto lo sé por experiencia propia). Todos estos motivos también pueden dar lugar a la bronca de algún agente de Tráfico.

Como dice tu vecino el todolosabe, las matrículas acrílicas son una buena solución a estos problemas; básicamente porque son mucho más resistentes que las metálicas.

Hay tres razones:

- Las ecomatrículas (también se conocen como ecoplacas) están fabricadas con policarbonato sometido a un tratamiento resistente a la acción de los rayos ultravioletas. Quiere esto decir que los números y letras no terminan por desaparecer por culpa del sol.

- Su composición es flexible, de manera que no se parten ni se doblan por culpa de los golpes que involuntariamente les den otros coches al aparcar (sobre todo los que llevan bola de remolque).

- Al ser plásticas, las matrículas acrílicas se limpian mucho mejor que las metálicas. Además no tienen relieve lo que facilita la limpieza de los restos de mosquitos y otros insectos que se van inmolando y tapando con sus cuerpos los números de identificación del coche. Por cierto, que lo que dice el vecino todolosabe de que si el número no se ve por culpa de los mosquitos te quitan la multa de velocidad es un falso mito de los muchos que rodean a los radares.

A estas hay que añadir una cuarta razón para defender su uso:

- No cortan, por lo que son más seguras en cas de choque con peatones y ciclistas.

Ojo, no todas son legales

Tiendas especializadas, concesionarios, páginas web... Son muchos los lugares en los que comprar placas de matrícula acrílicas. Tantos que algunos no cumplen los requisitos y si no estás atento te puede suceder que te lleves a casa un par de matrículas ilegales.

Para no tener problemas, asegúrate de que las plazas llevan una referencia en el lateral y, sobre todo, solicita el certificado que acredita que cumplen la homologación exigida por el Ministerio de Industria.

El número de referencia que aparece en la placa debe ser el mismo que se refleja en el certificado.

Dónde comprar las matrículas acrílicas

Si estrenas coche puedes pedir al concesinario que te lo matrícule con placas acrílicas. Supone un sobrecoste que algunas marcas costean a modo de regalo para agasajar a sus clientes.

Si no te ofrecen esta opción o prefieres buscar fuera del centro oficial, puedes optar por Internet. 

Una de las webs de referencia en la venta de matrículas acrílicas es Ecoplaca; a ellos nos hemos dirigido para ver cómo se hace la compra online de placas de material acrílico.

Para solicitar un par de matrículas acrílicas te pedirán la siguiente documentación:

- Permiso de circulación del vehículo, única y exclusivamente por la cara donde aparecen los datos personales.

- DNI por ambas caras de la persona que realiza el pedido, sea o no el titular del vehículo.

- Justificante de pago. 

Los precios son libres, de manera que no está de más hacer un pequeño estudio de mercado.

Te puedo decir que a mí, en el concesionario me pidieron 50 euros por cambiar las placas metálicas por las acrílicas en el momento de la matriculación y Ecoplaca.com las vende por 10 euros (24 euros si compras el pack de matrícula larga y corta para modelos como los Alfa Romeo).

Como montar tú mismo las ecoplacas

Entre los 50 euros que me pedía el concesionario y los 10 euros que cuestan por Internet hay una diferencia considerable que se puede justificar por la mano de obra. Porque claro, si optas por la compra online te llegan a casa envueltas en cartón y eres tú quien se encarga del montaje.

Para hacerte más fácil el trabajo, hemos encontrado este vídeo que explica cómo montar las placas acrílicas:

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Lecturas recomendadas