Reportaje

¿Cuál es la clave del éxito del Citroën C4 Cactus?

Noelia López

12/10/2014 - 15:01

¿Será por su imagen o por su tecnología? ¿O quizá sea la novedad? Lo cierto es que el francés recién llegado
ha gustado. En la fábrica de Villaverde (Madrid) trabajan a destajo en su producción. ¿Cuál es la clave del éxito del Citroën C4 Cactus? Para descubrirlo, nos colamos en el proceso de producción.

En junio, fue el modelo fue el más popular entre los internautas, según la consultora Geom Index y hasta el 31 de agosto se han  matriculado 1.795 unidades en nuestro país. Pero, ¿cuál es el secreto del éxito del Citroën C4 Cactus?

El nuevo modelo de Citroën para el segmento C es un coche muy nuestro. El 85% de las piezas que incorpora proviene de España y el coche se fabrica en Villaverde (Madrid). Para conocerlo en profundidad y descubrir todos sus entresijos, ¿qué mejor que asistir a su producción? Verlo desde su concepción hasta que es dado a luz y entregado a su nuevo propietario es la mejor manera de comprender todo el empeño que Citroën pone en el proceso de creación, sin descuidar el más mínimo detalle.

Citroën C4 Cactus: producto nacional

Igual que no se puede cocinar sin ingredientes, se necesitan proveedores que suministren las piezas a la fábrica y como decía al comienzo de estas líneas, la mayoría salen de nuestra geografía: los famosos Airbumps se producen en Tortosa (Tarragona); el salpicadero, en Medina de Rioseco (Valladolid); y la carrocería, en Palencia.

No te pierdad la prueba del Citroën C4 Cactus, al volante de algo diferente

Desde el primer momento, la calidad juega un papel realmente importante el proceso de producción del C4 Cactus: no recibir defectos es el primer paso del proceso, de ahí que se haga un control exhaustivo de las piezas que entran a la factoría. Ya con todos los componentes sobre la mesa, llega el momento de producir, por supuesto, también sin fallos. Sentar una buena base servirá para que todo el proceso posterior se desarrolle con normalidad y los clientes de la marca estén, a la larga, satisfechos con el vehículo que han adquirido. Hasta el momento, el 90% lo está y el 80% valora muy positivamente el servicio de postventa.

Con el foco puesto en el proceso de producción y el posterior control de calidad, tanto Citroën como Peugeot se están planteando ampliar los dos años de garantía actuales a tres, e incluso en un futuro llegar a ocho.

Citroën C4 Cactus: que todo encaje

En el momento del montaje, entran en juego muchos factores: las formaciones, los estándares visuales, la robustez de los puestos de trabajo así como la vigilancia. En el llamado PQG o Puerta de Calidad Garantizada, varios operarios capacitados para este fin observan que todo este bajo control. Si se detecta alguna anomalía, se toma nota y un responsable acude a la revisión para solventarlo cuanto antes.

Échale un vistazo también al Citroën C4 Cactus Airflow 2L que presentaron en el Salón de París 2014

Hay determinadas ocasiones en las que es necesario parar la cadena, pero por regla general no suelen ser más de cinco minutos por turno. Cuando queda demostrado que todo está correcto, la unidad del Citroën C4 Cactus ya está lista para ir a la línea final. En la etapa de conformidad del vehículo terminado (CVT) se comprueba que el aspecto visual, la parte eléctrica y electrónica estén perfectas. El vehículo pasa por bancos de reglaje, de prestaciones y control de estanqueidad para ver cómo resiste la exposición al agua. 

Citroën C4 Cactus: rumbo a la calle

Llegados a este punto, es el momento de poner a rodar al nuevo Citroën C4 Cactus en la pista de pruebas, un circuito que cada unidad recorre dos veces y en el que superan baches, pendientes y rugosidades del terreno, entre otros obstáculos. Sirve para medir si el vehículo es lo suficientemente silencioso como para garantizar comodidad durante la marcha.

Al tratarse el Citroën C4 Cactus de un modelo totalmente nuevo, se necesita mucha más confianza por parte de quien va a adquirirlo, pues no hay referencias previas que le ayuden a decidirse por él. Por eso, durante el proceso de fabricación nada queda a merced de la improvisación, sino que se trata de un proceso riguroso y controlado para que la calidad real y la percibida vayan de la mano. Por el momento, parece que esta mezcla está dando buenos resultados y a este modelo le están saliendo más flores que espinas.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches