Reportaje

Centro de Diseño de Seat en Martorell: cuna de emociones

Rodrigo Fersainz

04/05/2012 - 17:33

El Centro de Diseño de Seat en Martorell (Barcelona) es el corazón de la marca española, unas instalaciones punteras en Europa donde la movilidad y la inspiración cobran vida al unísono. AUTOBILD.ES te cuenta sus secretos desde allí.

Al otro lado de la verja de seguridad, un enorme y modernísimo bloque de vidrio y metal encierra en Martorell (Barcelona) los secretos mejor guardados de la única marca que diseña, desarrolla y fabrica coches en España: Seat. Cuatro letras con más de medio siglo de historia que no tardan en despertar recuerdos y emociones; viajes a Benidorm en 600 y escapadas recientes apellidadas FR o Cupra; años gloriosos de victorias en rallys o circuitos y prototipos enchufables para dibujar un futuro electrificado; pasado y futuro; tecnología alemana y carácter mediterráneo; razón y pasión. Y un deseo de enamorar a Barcelona, a España y al mundo.

Diseños Seat

Esta dualidad también se da en nuestros tres anfitriones del Centro de Diseño de Seat en Martorell: Alejandro Mesonero-Romanos (jefe de Diseño), Jorge Díez (responsable de Exteriores) y Jaume Salas (jefe del departamento de Interiores). Son gente 'viajada', 'leída', 'curtida' en el extranjero (y en el perfeccionismo extremo y alemán del Grupo Volkswagen, entre otras fuentes)... Pero cercana, con los que compartirías un almuerzo de negocios de traje y corbata o una cerveza de bar en pleno Barça-Madrid.

Los tres crecieron con la idea de ser diseñadores de Seat -los coches que tenían sus familias en el garaje- antes que cualquier otra cosa; personas que no han dudado en volver a España con el bagaje que da la perspectiva y disfrutar de esa libertad y frescura creativa que -para colmo de bienes- la marca les pide para seguir siendo eso: Seat.

Directivos de diseño de Seat

De izquierda a derecha: Jaume Salas (responsable de Interiores), Jorge Díez (responsable de Exteriores), y el director de Diseño, Alejandro Mesonero-Romanos. Foto: Mikel Prieto.

“Hace mucho tiempo que el coche dejó de ser un medio de transporte. Es algo que conecta con la vida. Nos gusta la tecnología, pero miramos lo retro para lograr ese efecto '¡guau!' que uno percibía cuando veía el primer coche en casa, que era el Seat 600”, asegura Jorge Díez, con un convincente movimiento de manos. “Es una cuestión de proporciones, para conseguir el impacto deseado desde el primer vistazo, que es fundamental”.

Jaume Salas es ahora quien abre la puerta de su mundo (y nunca mejor dicho), de ese universo de sensaciones, tactos, tapicerías y displays del que es responsable: “El coche se define partiendo de la zona interior hacia el exterior. Antes de hacer una sola línea de dibujo, lo primero que tenemos que pensar es en cómo ubicamos en el espacio a las personas y a los elementos, según la necesidad”.

Y ahora, conciliador, habla el jefe Alejandro (entrevista a Alejandro Mesonero-Romanos). “Suele haber tres factores que influyen en la capacidad de atraer a un cliente: el diseño, el precio y la marca. Cuando antepones el diseño, el primer vistazo es fundamental. El coche es una herramienta, pero tiene unas cargas emocionales y sociales importantísimas, porque te proyectas con ese objeto. El interior es un elemento de confirmación o de rechazo, en el concesionario. ¿Me veo aquí? Puede haber casos excepcionales (como el Audi A3) en el que el valor sea el interior. Ellos se lo pueden permitir por imagen de marca (aunque por la calle solo veas lo de fuera). Audi puede hacerlo; a nosotros nos costaría más, porque nuestro punto fuerte es por fuera…, aunque los coches que van a salir ya van a tener un interior como nunca”, asegura.

Seguimos con el paseo. El Centro de Diseño de Seat en Martorell es pionero en Europa, un recinto fortificado donde el afortunado visitante puede mirar sin ver; especular con formas y modelos tapados por fundas; donde los trabajadores están trazando las líneas del mañana mientras otros modelan maquetas de barro ('clay') en el piso de abajo. De hecho, quiero imaginar que eso que intuyo de reojo crece unos centímetros y se convierte en el primer SUV de Seat. O que alguien borrará con una goma 'Milán nata' el techo de aquel boceto para que la marca vuelva a hacer un descapotable, después del Seat 850 Sport -'Spider'- que tuve una vez en el garaje y que sigue enamorando a Alejandro Mesonero-Romanos... Veo que nos vamos a entender bien.   

Centro de diseño Seat
Exterior del Centro de Diseño de Seat en Martorell, a pocos kilómetros de Barcelona.

Dan ganas de quedarse allí a trabajar -en lo que sea-, pero, al parecer, personas que sepan hacer una maqueta en 'clay' puede haber... ¿20? en toda España. Así que no sería fácil. Los ingleses tienen el mercado casi monopolizado, pues eran los reyes del molde hecho a mano, cuando no se fresaba todavía. Ahora tienen incluso una especie de FP. “Yo creo que la gente no conoce estas ramas del Diseño”, cuenta Mesonero-Romanos, “cuando no es precisamente un arte menor y se cobra bien”.

Otro consejo: “Hoy día, si realmente te gustan los coches, casi merece más la pena meterte a maquetista. Eso sí, aunque el sueldo también es bueno, lo normal es que te subcontraten, por proyectos, sin que te aseguren un empleo estable. Pero las palabras de Jaume me hacen volver a la realidad, aunque con un toque de optimismo: “Vienen de Ingenierías, que manejan la herramienta, nos entienden, hablamos lenguajes parecidos… Te animes o no, yo veo que en ese sentido sí que hay bastante potencial en España”. 

En fin. Reconozco que, cuando me vuelva a topar con un Seat, ya nunca lo miraré igual... a los ojos. Porque los coches tienen vida y hablan, y hoy, gracias a esta visita, he podido compender un poco mejor su lenguaje.

Concurso AUTOBILD.ES: diseña el Seat del año 2020 y gana un Mii

Lecturas recomendadas

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches