Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Toyota Yaris 2020: los japoneses presumen de genética

Prueba Toyota Yaris 2020
Nota

8

Esto sí que es una renovación intensa

Portugal fue el lugar elegido para la prueba del Toyota Yaris 2020 y la localidad de Cascais nos recibía con un tiempo excelente para conocer al nuevo integrante de la familia Toyota, que ha sido sometido a un intenso cambio, por dentro y por fuera.

Sus cambios estéticos saltan a la vista: el Toyota Yaris ahora luce más deportivo pero, ¿cómo han logrado esto? El lavado de cara ha sido importante: es más ancho y más bajo. El caso es que monta la nueva Arquitectura Global de Toyota (conocida con las siglas TNGA), plataforma que ha hecho posible reducir la altura total en 40 mm. 

 

Prueba Toyota Yaris 2020

 

Sin embargo, a bordo de este urbanita la sensación de espacio no se ve afectada: la clave está en que conductor y pasajeros se sientan ahora en una posición más baja y aunque la longitud del coche también es 5 mm inferior, no así la distancia entre ejes, que ha crecido 50 mm. 

También se han retrasado los pilares delanteros, incrementando la longitud del capó y rebajado su altura para aportar una mejor visibilidad al conductor y cuenta con nuevos faros con tecnología LED que alternan los intermitentes con las luces de circulación diurna.

 

Prueba Toyota Yaris 2020

 

No es de extrañar que Toyota ha elegido este nuevo aire para el Toyota Yaris 2020; a fin de cuentas, el Yaris es su representante por excelencia en el mundo de los rallys y no es de extrañar que quieran recordar que esa experiencia y genética están presentes en todo lo que hacen. ¿También dinámicamente? Veremos…

 

Toyota Yaris 2020, a prueba su motor

Hablando de rallys, la ruta elegida por la marca para que pudiéramos poner a prueba al nuevo Toyota Yaris 2020 pasaba por una antigua carretera del Rally de Portugal, cerca de Sintra, y atravesaba también la costa y algunos tramos de autopista. 

En total, 74 km para comprobar cómo se comporta su nuevo sistema híbrido de cuarta generación con motor de 3 cilindros del nuevo Yaris. Es el 1.5 Dynamic Force, deriva directamente los motores de 2.0 litros y 2.5 litros de los nuevos Corolla (aunque pierde un cilindro), RAV4 y Camry y es un 16% más potente que el anterior: 116 CV frente a 101. 

 

Prueba Toyota Yaris 2020

 

Por sí solo, el motor eléctrico también es más potente (79 CV frente a 61) y la batería ahora es de iones de litio en lugar de hidruro de níquel, lo que en el práctica quiere decir que es un 27% más ligera. Toyota no ha revelado aún, eso sí, su capacidad.

El cambio sigue siendo un CVT, un variador continuo que no resulta tan estridente ni artificial como se podría esperar. La sensación de que llevaras el motor demasiado revolucionado sigue estando presente, pero tan solo en los cambios de ritmo fuertes (aceleraciones) y hasta que se estabiliza; a partir de ahí, su comportamiento se vuelve más relajado.

 

Así funcionan los nuevos modos de conducción del Yaris

El Toyota Yaris 2020 es un coche híbrido que pone a tu disposición tres modos de conducción: Normal, Eco y Power. Durante la prueba no fui capaz de encontrar cambios notables en el comportamiento entre ellos, pero uno de los responsables de Toyota me explicó durante una charla posterior que era cuestión de tiempo. 

Esto significa que en función de cómo conduzcas con el modo correspondiente activado, el coche 'aprenderá' cuál es la respuesta que debe darte; por ejemplo, la próxima vez será capaz de entregarte un porcentaje mayor de potencia cuando pises el acelerador... y lo mismo ocurrirá con el modo 'Eco', gestionando todo de una manera más eficiente.

 

Prueba Toyota Yaris 2020

 

Su eficiencia térmica es también un 40% superior, lo que le permite reducir en un 20% su consumo. Antes de comenzar la ruta, el ordenador marcaba 3,8 litros a los 100 km. Al acabar, había subido hasta los 4,8 litros a los 100, pero conduciendo con total normalidad y en un recorrido con numerosas pendientes y cambios de ritmo. 

Conducir con él de manera dinámica es sencillo: en autopista, acelera de 80 a 120 km/h, en tan solo 8,1 segundos, y su pisada es estable; la suspensión frontal McPherson con ángulo revisado y menor fricción, así como la barra de torsión trasera, un 80% más rígida, ayudan en su paso por curva.

Conclusión

Lo mejor

No solo su aspecto es más dinámico, también su comportamiento

Lo peor

Aunque su cambio CVT ha mejorado, sigue necesitando que te acostumbres a él

Y además

Más de Coches híbridos