Prueba

Skoda Fabia Montecarlo: de los rallys a la ciudad

Emilio Salmoral

10/04/2012 - 10:32

El Skoda Fabia Montecarlo se inspira en la variante de competición de este modelo para crear una versión atractiva y de aspecto más deportivo. Un modelo que es mucho más que unas ‘pegatinas’, que probamos en su variante mecánica turbodiésel de 105 CV.

El Fabia es un utilitario práctico, económico y con un buen chasis, pero no es demasiado atractivo. El Skoda Fabia Montecarlo se encarga de solucionar ese pequeño inconveniente, pero añade otro: su elevado precio. Aporta una imagen más distinguida, aunque esta variante 1.6 TDI de 105 CV te obliga a desembolsar ¡17.230 euros!

Pese a ser un turbodiésel de poca cilindrada, resulta bastante elástico. Estira hasta las 5.000 rpm, aunque para llegar ahí no lo hace de manera explosiva: hay que dejar que su cuatro cilindros en línea envíe progresivamente sus 250 Nm (desde solo 1.500 vueltas) al eje delantero.

El Skoda Fabia Montecarlo es un coche que engaña, parece que es el típico modelo que presume de pegatinas y carrocería bicolor y luego no da el callo dinámicamente. Pero de eso nada. Para comprobarlo no he tenido la oportunidad de desplazarme hasta el mítico Col de Turini, que hubiera sido lo justo teniendo en cuenta su nombre comercial, pero sí he aprovechado uno de los tramos del Rally de la Comunidad de Madrid (El Atazar), que me pilla más a mano, para exprimir su chasis.

Este Fabia (Seat Ibiza contra Skoda Fabia) Monta de serie el chasis deportivo y la suspensión (15 mm más baja) se comporta de manera ejemplar en el paso por curva. Te permite hacer apoyos fuertes y da confianza para pisar a fondo el acelerador a la salida de los virajes (los neumáticos Dunlop SP Sport Maxx son una gran ayuda) sin que llegue a mostrar excesivos síntomas de subviraje. Estos solo aparecen si no ajustas debidamente la velocidad de entrada del giro. Al terminar el tramo noto cierta fatiga en el equipo de frenos, algo que se debe a un uso demasiado intensivo, porque los valores recogidos en la prueba de frenada son óptimos incluso en caliente.

La dirección es bastante precisa, pero no así el cambio manual de cinco velocidades. Eso sí, tiene recorridos más bien cortos. De todas formas, a un 1.6 TDI de 105 CV no se le debería exigir tanto...

Dentro, aunque cuenta con el mismo acabado que el RS (costuras rojas del freno de mano, el volante y la palanca de cambios) todo es de lo más sencillo. Sin duda, no estaría de más algún que otro guiño deportivo añadido para completar su carácter.

La posición de conducción de este Skoda es buena, los asientos sujetan bien el cuerpo y en las plazas traseras podrían acompañarte incluso tres amigos, aunque irán apretaditos, claro.

Respecto al equipamiento, no se pasa de accesorios y tiene lo fundamental: control de estabilidad, radio CD con MP3 y conexión auxiliar, control de presión de los neumáticos...

Lecturas recomendadas

Todo sobre Škoda

Škoda Fabia Fabia

Acabados de Škoda Fabia 2014 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

7

Todo sobre Škoda Fabia

Buscador de coches