Skip to main content

Prueba

Prueba del Porsche Cayenne S: ¡te vas a divertir!

Prueba Porsche Cayenne S
Nota

9

El Porsche Cayenne colmará de sobra tus expectativas y esta versión S con 440 CV, todavía más

Si eres de los afortunados que ya posee un Porsche Cayenne de tercera generación, enhorabuena, porque tienes uno de los mejores SUV del mercado. Pero si eres de los que está pensando en adquirir uno, quizá esta prueba despeje la incógnita que te ronda la cabeza: ¿cuál es la mejor versión?

Si todavía no tienes afianzada tu conciencia ecológica, o no tienes enchufe en tu garaje comunitario el Porsche Cayenne E-Hybrid no es para ti. Apartada entonces su favorable relación eficiencia/potencia/precio, nos queda la mejor opción entre los motores de combustión: el Porsche Cayenne S.

Para empezar, la versión base, con 340 CV, ya vale para todo lo que te propongas, bueno o casi todo. Pero por 20.000 euros más, tienes los 440 CV de este S, 100 CV más que puedes disfrutar si en algún momento quieres explotar todo lo que su chasis puede ofrecerte. No veo, por tanto, necesario el siguiente escalón, el Porsche Cayenne Turbo, cuyos 550 CV son difícilmente exprimibles y los 160.613 euros que cuesta (57.000 euros más que el S), difícilmente justificables…

Y es que, ya entrando en materia, este S es un prodigio de la dinámica, de la transferencia de pesos o de la contención de inercia; todo gracias a una ingeniería de élite que transforma metales, plásticos y líquidos en una máquina deliciosa de conducir en el día a día, en un viaje o en caminos agrestes. 

Claro que para poder disfrutar de todo esto, primero tendrás que echar un vistazo a su catálogo de opciones y a tu cuenta corriente: si tienes 10.000 euros disponibles o algo más, deberías montar, como mínimo, las opciones que te planteo en la tabla de equipamiento.

Yo, afortunadamente, no he tenido (ni hubiera podido) tirar de chequera para montar todas estas golosinas, porque esta unidad ya las montaba. Y qué gozada.

Aparecen curvas, sin problema

Este Porsche se las come como si fuera un deportivo. Muestra tal aplomo que cada vez te invitará a ir más rápido e impresiona dónde puedes encontrar su límite con un control de estabilidad (PSM) llevando todo a su sitio. Su motor parece no tener fin y su caja de cambios de ocho velocidades acompaña con unas rápidas reacciones acompasadas temporalmente con esta mecánica de doble turbo. Un dato revelador: si circulas a 120 km/h en octava y le pegas un buen pisotón, bajará hasta cuatro marchas de golpe y en un tiempo relativamente pequeño te catapultará hacia donde hayas puesto la vista.

Si sales del asfalto, tampoco habrá problema, si llevas la suspensión neumática. Así, lo podrás elevar 245 mm y superar vadeos, por ejemplo, de hasta 525 mm... vamos, divetirte en cualquier terreno y situación...  

Conclusión

Lo mejor

El Porsche Cayenne S es es un prodigio de la dinámica, de la transferencia de pesos o de la contención de inercia

Lo peor

Para ponerlo a tu gusto, los extras son bastante caros

Lecturas recomendadas