Patrocinado por:

Práctico

¿Qué se puede reciclar de un coche?

Noelia López

18/10/2014 - 16:00

Cuando un coche ya no es apto para transportarnos, sirve para crear otros elementos de nuestra vida cotidiana. Al igual que el mamífero, del automóvil se aprovecha casi todo...

¿Sabes qué se puede reciclar de un coche? Las chanclas que llevas puestas, la botella de cristal que tienes encima de la mesa, la mesa del escritorio sobre el que trabajas... estos elementos y muchos otros pueden proceder de elementos reciclados de automóviles que han dejado de servir. Hasta casi el 90% de un vehículo es reciclable. El resto, directo al vertedero. 

Casi 853.000 vehículos fueron dados de baja en España el año pasado. De ellos, 631.000 turismos, 120.000 camiones y el resto entre motos, autobuses, tractores, etc. ¿Los modelos más jubilados? Evidentemente... los más vendidos: Seat Ibiza, Renault Mégane, Ford Fiesta son asiduos visitantes de los CAT (los antiguos desguaces de toda la vida).

Tampoco debes olvidar que dejar el coche abandonado en la vía pública se considera en muchas provincias un abandono de residuo sólido. Las multas previstas por falta grave pueden ir de 600 a 30.000 euros, en función de la gravedad y tamaño del vehículo (utilitario, furgoneta o camión). Un motivo más para llevar tu coche a reciclar.

Reciclado de coches: así es el proceso

1. El vehículo debe estar dado de baja en Tráfico y este trámite lo debe hacer el dueño. 

2. Hay que llevarlo a un CAT (Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos), lo que antes conocías como ‘desguace’. 

3. El CAT ya se encarga de todo a partir de aquí. Lo primero, retirar los componentes peligrosos y contaminantes.

4. Clasificación y almacenaje de elementos reutilizables (retrovisores, amortiguadores, motores, etc...).

5. Todo lo que queda se manda a la prensa para que lo convierta en chatarra.

6. Estos restos se envían a empresas especializadas que separan los metales del vidrio y otras impurezas.  

Reciclado de coches: residuos peligrosos

Filtro de aceite: Se separan los componentes para reciclarlos. Por un lado la parte metálica y, por otro, la parte del filtro para convertirla en papel.

Combustbible: Los vehículos que llegan al CAT no suelen hacerlo con mucha gasolina (obvio) pero la que queda se puede reutilizar, aunque está prohibida su venta. 

Gases: Suelen proceder del sistema del aire acondicionado. Si es peligroso para la capa de ozono, se destruye. Si no, se extrae, se purifica y se reutiliza.

Líquidos: Dependiendo de su procedencia, pueden ser reciclados y regenerados. 

Si no, irán a unos contenedores para su destrucción dependiendo de su procedencia. 

Baterías: Debe separarse con cuidado el ácido que contiene para ser reutilizado o destruido. Tras esto se separan y reciclan los metales de sus placas y el plástico.

Reciclado de coches: residuos no peligrosos

Neumáticos: No son peligrosos... hasta cierto punto. Quemarlos es altamente contaminante. Se pueden reciclar o reutilizar en decenas de productos.

Piezas mecánicas: Su más que probable destino será algún particular que no quiere gastarse demasiado dinero en un recambio nuevo y prefiere uno usado.

Aluminio: Un elemento que se puede reciclar y convertir de nuevo en el mismo componente, presente en multitud de piezas de coches nuevos.

Fibras: Dependiendo de su estado, son difícilmente reutilizables. Las que no se pueden reciclar tienen mucho valor energético.

Cables: Se separa el metal del plástico. Ambos productos son reciclables y convertibles en nuevos cables y conductores de corriente para nuevos vehículos.

Plásticos: Algunos pueden reutilizarse en su totalidad como piezas de recambio. Otros se pueden reciclar, fundiéndose y convirtiéndose en piezas nuevas.

Cristales: Las ventanillas, parabrisas o faros de cristal son reciclables y reutilizables para componentes de coches nuevos y otros elementos como ventanas de edificios.

Entonces, ¿qué se recicla de un coche?

1  Aunque no tienen aprovechamiento energético, la chapa, aceros y metales, como el cobre, aluminio y zinc se reciclan en un 75%.

2 Los neumáticos y otras piezas de caucho se aprovechan en un 4%. Papeles y cartón se aprovechan para producir energía en un 1%.

3 Anticongelante y líquido de frenos, así como el aceite, significan un 1% del total de reciclaje del coche. 

4  Los plásticos pueden ser o reciclables (de un 3,5 a un 5,5%) o aprovechables para producir energía (1%).

5 El vidrio procedente de las ventanillas, sólo significa un 3,5% del reciclaje total y no tiene uso como productor de energía.

6 Tapicerías y otros elementos textiles del vehículo, se aprovechan muy poco: un 1,2% como valor energético o se llevan directamente en el vertedero.

7 El resto de materiales y piezas son difíciles de reciclar. Por ejemplo, zapatas de freno o filtros de aceite solo se pueden aprovechar en un 0,8%. Todo lo demás acaba en la basura.

Después de un accidente o de una baja definitiva, todos los coches pueden reencarnarse en los objetos más inverosímiles. Y en muchos... porque la Administración pretende que, en 2015, se pueda aprovechar hasta el 95% del coche. Hecha un vistazo a la galería de fotos y verás de dónde procede cuanto te rodea.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches