Patrocinado por:

Práctico

¿Por qué hay que cambiar el filtro del aceite?

¿Por qué hay que cambiar el filtro del aceite?

Ignacio de Haro

10/28/2014 - 15:38

Respetar los intervalos de mantenimiento marcados por el fabricante de nuestro coche es fundamental para garantizar que su funcionamiento sea óptimo. Pero no basta con sustituir el aceite del motor, también debemos cambiar el filtro del aceite. Te explicamos por qué.

Realizar las revisiones del vehículo cuando toca es una de las asignaturas pendientes de muchos conductores españoles. Si se respetaran los intervalos de mantenimiento marcados por cada fabricante, tendríamos menos posibilidades de sufrir una avería con nuestro coche. Cambiar el aceite, por ejemplo, es una de las labores de mantenimiento más importantes para garantizar el correcto funcionamiento del motor. Sin embargo, hay muchas personas que cuando realizan la sustitución de este líquido deciden no cambiar el filtro del aceite. Te explicamos por qué es fundamental no olvidarse de él.

Sustituir el filtro del aceite es todavía más importante que cambiar los filtros del aire y de combustible. El aceite que hay dentro del motor de nuestro coche se encarga de reducir la fricción entre las diferentes partes móviles, atenuando el desgaste de los componentes y prologando la vida útil del propulsor. Si está en buen estado, la mecánica funcionará de forma más eficiente.

Aceite

La principal función del filtro del aceite es la de proteger nuestra mecánica de posibles impurezas que se puedan encontrar flotando en suspensión en el lubricante. Estas partículas proceden de los residuos que se pueden generar durante la combustión así como de pequeños fragmentos de metal que se forman como consecuencia del rozamiento de los diferentes componentes internos.

Por tanto, si el filtro de aceite está en mal estado o roto, no será capaz de retener en su interior las impurezas presentes en el líquido lubricante, lo que podría provocar daños severos en el motor. Una de las consecuencias más evidentes de un filtro en mal estado puede ser la disminución en el rendimiento de la mecánica, un consumo de carburante más elevado y el desgaste prematuro de ciertos elementos.

Con independencia del vehículo, es recomendable sustituir el aceite y el filtro al menos una vez al año si no se ha alcanzado el límite de kilometraje marcado por el fabricante del automóvil. Si cambiamos el aceite pero dejamos el filtro viejo, estaremos mezclando un lubricante limpio con uno sucio, con el riesgo que esto conlleva.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches