Skip to main content

Práctico

En qué se diferencian los faros Full LED de los LED

LED

Los sistemas de iluminación de los vehículos de hoy en día parten de diferentes tecnologías entre las que se encuentran los LED y los Full LED. De hecho, las marcas suelen presumir de ello. Pero, ¿sabes exactamente la diferencia entre ambos? Te lo contamos.

VÍDEO: Así son los faros LED Matrix del Audi Q8

El paso del tiempo ha hecho que los sistemas de iluminación de los coches de hoy en día puedan equipar diferentes tecnologías. Atrás quedaron esos años en los que todos los vehículos salían al mercado con faros halógenos. Entre las tecnologías de hoy en día tenemos dos que, aparentemente, son iguales, pero no. En muchas de las novedades que cada día te presentamos te decimos que tienen ópticas LED o Full LED. ¿Sabes en qué se diferencian?

No te pierdas: Todas las novedades que veremos en 2019

La distinción entre ambas es bastante sencilla. Los primeros, cuya denominación es tal porque las tres letras son las siglas de ‘Light Emiting Diode’, están combinados con otro tipo de tecnologías más antiguas, especialmente halógena. En un principio sólo se utilizaban para los pilotos traseros, pero todo fue evolucionando hasta que se estrenó la tecnología Full LED.

VÍDEO: La limpieza de los faros

Los faros Full LED, que como los LED están formados por una serie de diodos de luz que tienen en su gran intensidad su gran aporte, se estrenaron en el año 2007 con el Audi R8 como protagonista. En la actualidad es, por suerte, una tecnología mucho más democrática. En este caso, todos los faros del coche están compuestos de este tipo de iluminación, sin mezclarse con otras anteriores, que además de los mencionados halógenos también podían ser xenón. Por encima ya sólo nos quedan los faros láser, pero aún son demasiado caros.

No te pierdas: Probamos el Audi R8 de tracción trasera

La tecnología LED presenta muchas ventajas, aunque también hay algún inconveniente. Por ejemplo, se trata de unas luces muy eficientes, ya que necesitan muy poca energía comparándolas con los sistemas de iluminación precedentes. También es interesante la intensidad que desprenden, lo que va unido a una mejor intensidad. Además el conductor verá cómo su vista se cansa menos al conducir de noche, pues la luz que emiten es mucho más similar a la natural. No hay que olvidar tampoco que su vida útil es infinitamente más larga que la de un faro halógeno. Y, por último, al ser los diodos bastante pequeños permite que los diseñadores puedan arriesgar más en la forma de los faros, lo que ha dado lugar estos últimos años a unos vehículos cuyas 'caras' antes no podríamos ni haber imaginado.

En el otro lado tenemos algún que otro inconveniente, aunque tampoco nada que nos haga decirte que sería mejor tener unos faros más antiguos. Por ejemplo, los faros Full LED generan una gran temperatura a la ora de funcionar, con lo que las marcas se ven obligadas a añadir sistemas de refrigeración para evitar problemas. Además, se trata de una tecnología más cara que otras convencionales, aunque al estar ya tan instaurada desde hace tiempo nuestro bolsillo no se de cuenta.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además