Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Conducción en firme deslizante

Practicar una correcta conducción en firme deslizante es algo esencial para la seguridad en invierno. En este vídeo encontrarás los trucos más útiles.

Con la llegada del frío, el asfalto se convierte en una pista de patinaje y, aunque las máquinas quitanieves hagan su trabajo, conocer y aplicar las técnicas de conducción con firme deslizante resulta fundamental para mantener el coche bajo control.

Tras mostrarte unos trucos antes de coger el coche en invierno, en este vídeo te enseñamos los consejos más habituales al volante: suavidad de movimientos, uso moderado del pedal del freno y no en plena curva, circular con una marcha más de la necesaria en llano y cuesta arriba, aminorar la velocidad reduciendo (freno motor), aumentar la distancia de seguridad con el vehículo precedente, no invadir el carril contrario, señalizar las maniobras...

Técnicas perfectas para conducir en invierno

Y como siempre, anticípate a los posibles peligros del invierno y, ante la duda, usa el sentido común.

 

 

Si quieres saber 5 lecciones de conducción deportiva, sigue el enlace anterior. Aunque haya mucho loco que se dedique a ir con el pedal del gas a fondo por la carretera, no es lo correcto. Quien quiera desfogarse con su coche, lo que tiene que hacer es ir a un circuito, en el que la situación y seguridad son óptimas, para dar rienda suelta a su lado más ‘quemadillo’. A pesar de ello, eso no garantiza que vaya a ser una experiencia o siquiera algo placentero. Para poder disfrutar de una tanda en circuito hay que tener conocimiento tanto del trazado como de nuestro propio vehículo, además de saber desenvolverse con alguna de estas técnicas que nos permitirán exprimir al máximo al coche.

No es tan sencillo como hundir el pie derecho hasta el fondo, por una lado hay que conocer la sensibilidad que tiene el pedal, lo que permitirá imprimir la presión necesaria para que responda como queremos en cada momento, y por otro hay que saber cuál es su respuesta a cada rango de revoluciones, para que no nos pille desprevenido y tengan lugar tirones inesperados. Algo tan básico permitirá llevar a cabo una conducción más precisa que te hará ganar un tiempo precioso en cada curva.

También es clave frenar y no, de nuevo, no vale con hundir el pedal central hasta el fondo. Hay que saber aplicar la fuerza adecuada en cada momento, para que el coche ni se vaya largo ni se quede corto en la trazada. Además, igual de importante es tener claro que hay que frenar en el tramo recto antes de entrar en la curva, nunca en medio de esta.