Skip to main content

Práctico

Motor

5 trucos definitivos para quitar el hielo del coche

5 trucos definitivos para quitar el hielo del coche

Muy frecuente en invierno

Una ola de frío se ha instalado en la mayor parte de España, adelantando el invierno y cubriendo muchas zonas de nieve y hielo. Es probable que estos días te encuentres tu vehículo cubierto por una capa de escarcha. Por eso, a continuación, te ofrecemos cinco trucos definitivos para quitar el hielo del coche.

Es una situación muy frecuente en esta época, sobre todo cuando bajan tanto las temperaturas como en estos últimos días. Llegas al coche, que has dejado aparcado en la calle, y te encuentras los cristales con hielo

Esto te impide arrancar el coche y salir inmediatamente, ya que no puedes ver a través del parabrisas, y te obliga a dedicar un tiempo a quitar el hielo. Pero ¿cómo hacerlo de la manera más eficaz?

Mejor prevenir que curar

5 trucos definitivos para quitar el hielo del coche
Cubre el parabrisas con una manta o cartón para evitar la aparición de hielo
Cubre el parabrisas con una manta o cartón para evitar la aparición de hielo

Como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Aplicado al asunto que nos concierne, evitar que se forme la capa de hielo en los cristales puede ahorrarte tiempo y esfuerzo. Asegúrate de que tienes líquido anticongelante en el depósito del lavaparabrisas. Si no es así, llénalo con este producto.

Muchos conductores utilizan solamente agua, pero ésta se puede congelar fácilmente cuando las temperaturas son muy bajas, afectando a la bomba eléctrica del sistema y a los conductos.

Una buena manera de evitar que se forme hielo en el parabrisas es colocar una manta vieja. También puede valer varias capas de papel de periódico, cartón o una lona cubrecoche. De esta forma, además de la formación de hielo, evitarás que los limpiaparabrisas se peguen al cristal.

5 trucos definitivos para quitar el hielo del coche

5 trucos definitivos para quitar el hielo del coche
Usar una rasqueta de plástico es la forma más común de quitar el hielo
Usar una rasqueta de plástico es la forma más común de quitar el hielo

La manera más común de quitar el hielo del coche es utilizar una rasqueta de plástico como las que venden en cualquier tienda de recambios del automóvil, junto con anticongelante. La rasqueta quita el hielo con eficacia y no daña el cristal.

Si no tienes una rasqueta, siempre puedes recurrir al viejo truco del carné de conducir, el DNI o cualquier tarjeta de plástico (no la de crédito/débito). Aunque esto solo sirve cuando la capa de hielo no es muy espesa. 

Los mejores accesorios para el coche que tienes que llevar sí o sí en invierno

Una solución mejor puede ser utilizar una mezcla de agua y alcohol. Concretamente, una parte de agua y dos de alcohol. Al tener un grado de congelación más bajo, el alcohol deshace el hielo que se ha formado sobre el cristal más rápidamente.

También puedes arrancar el coche, encender la calefacción y la luneta térmica y dirigir el caudal de aire hacia el parabrisas. Esto hará que la capa de hielo se ablande, lo que permitirá quitarlo mejor, con ayuda de la rasqueta o, incluso, activando los limpiaparabrisas con chorros de anticongelante.

Esta operación no debes hacerla si estás en un ligar cerrado. No es habitual que ocurra, pero puede darse el caso de que se forme hielo dentro de tu garaje. Si dejas arrancado mucho tiempo el coche, podrías intoxicarte con el monóxido de carbono

Por último, no te olvides de quitar también el hielo de los faros. En coches con faros halógenos, debería bastar con encender las luces durante un tiempo. Pero las modernas tecnologías de iluminación o los halógenos con un diseño que separan mucho la parábola de la carcasa, requieren que quites el hielo a mano.

Qué no debes hacer nunca

5 trucos definitivos para quitar el hielo del coche
No olvides quitar le hielo de los faros
No olvides quitar le hielo de los faros

Después de conocer estos cinco trucos para quitar el hielo, ahora te vamos a decir lo que nunca debes hacer. Por ejemplo, algo bastante común en muchos conductores: usar agua caliente. El contraste térmico puede hacer que estalle el cristal.

Luego está el truco de la sal. Hay quien piensa que la sal puede derretir el hielo, como ocurre con la nieve en las carreteras, pero es un error. La sal no quita el hielo, sino que evita que el agua se congele, pero sí puede provocar que se raye el cristal. Además, es muy corrosiva.

Y no actives los limpiaparabrisas con el cristal helado, ya que el hielo puede dañar la superficie de las escobillas y dejar marchas en el cristal cuando llueva. Solo hay que activarlos cuando el hielo se haya ablandado.

Y además