Skip to main content
Silla de auto KIDFIX III S

Cómo elegir la silla adecuada cuando tu hijo viaja con cinturón de seguridad

Una vez los niños hayan agotado por peso o por altura el Sistema de Retención Infantil (SRI) con arnés de cinco puntos pasan a las sillas de mayores: los elevadores con respaldo en los que es el cinturón de seguridad del coche el que se encarga de su sujeción.

Estos viajan de frente a la marcha, un cambio de sentido que los expertos recomiendan retrasar el mayor tiempo posible (hay sillas homologadas para viajar en contra de la marcha hasta los 25 kilos). Aunque suele ser alrededor de los cuatro años cuando los padres se plantean el cambio a una silla del grupo 2/3 (15-36 kilos) o su equivalente en la norma i-Size. 

La norma establece que todos los niños deben viajar en coche en un SRI adecuado a su talla hasta alcanzar 135 cm de altura (la recomendación es que continúen utilizándolo hasta los 150 cm). Lo que supone que la silla del grupo 2/3 será la que más tiempo utilicen, o sea que es razonable que los padres tengan dudas sobre cuál elegir.

Silla de auto KIDFIX III S

Ahora el peligro está en la zona abdominal

Cuando son bebés, los huesos y músculos de la cabeza y el cuello no son lo suficientemente fuertes para soportar la carga que supone un accidente de tráfico. Es por eso que se recomienda que los niños viajen en contra de la marcha y que vayan sujetos por un arnés de cinco puntos el mayor tiempo posible.

En un elevador con respaldo, las lesiones más habituales ya no se producen en la zona cervical, si no en la abdominal; tanto es así que según los datos del proyecto europeo CASPER, el abdomen sufre el 31% de los daños en choque frontal.

Hay un motivo que lo explica: debido a los inevitables movimientos del niño durante el trayecto, el tramo ventral del cinturón de seguridad suele ascender, pasando de retener la cadera a situarse peligrosamente sobre la barriga, donde podría causar graves lesiones en órganos como el hígado, el bazo o los riñones.

Silla de auto KIDFIX III S

Hay otra razón. Muchos estudios demuestran que, por error, los padres colocan el tramo ventral del cinturón sobre los reposabrazos que montan algunos sistemas de retención, lo que hace que este se posicione directamente sobre las partes blandas del abdomen y no sobre la pelvis.

KIDFIX III S, con cuatro puntos de sujeción

Para ambos problemas la firma Britax Römer tiene solución.

Esta compañía, especializada en la fabricación de sillas desde hace más de 50 años, ha decidido prescindir de los reposabrazos y, lo que es más importante, ha desarrollado un innovador sistema que impide que el tramo ventral del cinturón se desplace de su posición segura y al que ha bautizado como SecureGuard.

SecureGuard (en la imagen inferior) es un cuarto punto de anclaje ubicado entre las piernas que mantiene el tramo horizontal del cinturón en la posición óptima sobre la cadera y ayuda a evitar el efecto submarino. Los test de choque demuestran que con este cuarto anclaje se reducen las fuerzas sobre el abdomen hasta en un 35% en caso de colisión frontal.

Silla de auto KIDFIX III S

Ambas innovaciones están presentes en la nueva KIDFIX III S. No son las únicas. Además del cuarto punto de anclaje, este elevador con respaldo protege a sus pequeños ocupantes con:

  • la almohadilla XP-PAD que cubre el tramo diagonal del cinturón y protege el cuello y el pecho cuando se produce un frenazo brusco
  • sistema de protección lateral SICT: dos elementos laterales que se despliegan en el lado más cercano a la puerta del conductor para absorber hasta un 25% de la energía que se genera en un impacto lateral 
Silla de auto KIDFIX III S

Segura para tu tranquilidad; cómoda, para la suya

Para no quedarnos en la teoría, añadimos que la Britax Römer KIDFIX III M, el modelo en que se basa la nueva silla, logró la mejor puntuación conseguida desde 2015 por un elevador con respaldo en el prestigioso test de choque europeo que realizan clubes automovilísticos como el ADAC y el RACE. El año es importante porque fue en 2015 cuando se modificó el protocolo de pruebas para hacerlas más exigentes.

La KIDFIX III S está diseñada sobre la base de la KIDFIX III M a la que suma la almohadilla XP-PAD con lo que es de esperar que los resultados en las pruebas europeas sean incluso mejores.

Llegados a este punto y convencidos de su calidad, habrá padres que aún se pregunten: ¿le gustará a mi hij@?

Britax Römer ha tenido en cuenta que la KIDFIX III S será la última silla de auto de muchos niños que la utilizarán hasta alcanzar los 135-150 cm (aproximadamente 12 años). Para garantizar que viajan tan cómodos como seguros, la compañía ha ampliado el área de asiento para hacer la silla más cómoda y ergonómica. Su respaldo en forma de V y sus dimensiones internas más amplias también permiten ofrecer más espacio para la espalda y los hombros del niño a medida que crecen.