Skip to main content

Noticia

VÍDEO: Un Porsche 911 Turbo de 1.800 CV se estrella porque la zona de frenada se le queda corta

El piloto hizo lo que pudo, pero fue insuficiente.

El vídeo de hoy es de esos que duele ver. En él podemos comprobar cómo un Porsche 911 Turbo de 1.800 CV se estrella porque la zona de frenada se le queda corta; el coche quedó hecho trizas, pero afortunadamente, nadie salió herido. Y eso sí que es espectacular, sobre todo si uno analiza lo destrozado que terminó el vehículo.

No te pierdas: Porsche 911 2019, llegan el Carrera Coupé y el Carrera Cabriolet

El modelo en cuestión era un Porsche 911 de la generación 997 con bastante preparación encima. En el momento del accidente, el Porsche iba a más de 140 km/h, pero lo mejor de todo es que venía de haber llegado alcanzar los 365 km/h en un tramo.

un Porsche 911 Turbo de 1.800 CV se estrella porque la zona de frenada se le queda corta

El Porsche en cuestión es un modelo preparado por la empresa alemana 9FF y, tal y como puedes imaginar por el nombre, el propietario de esta compañía es un enamorado del 911. La unidad que protagoniza esta noticia recibía el nombre de 911 Turbo S Rocket; pero, para ser honestos, hay que admitir que un cohete acelera bastante más lento que este coche; o, al menos, durante los primeros 300 y pico kilómetros.

Y es que el Porsche 911 Turbo S Rocket montaba un motor capaz de generar 1.750 CV, una cifra que es capaz de hacer de cualquier vehículo casi un lanzamiento. Este Porsche era capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 3,1 segundos; para llegar a los 300 km/h necesitaba solo 4. Sí: era muy, muy rápido.

El día en el que el desastre sucedió

En un evento, quisieron demostrar la capacidad de aceleración de esta bestia parda. Y lo lograron: alcanzó los 365 km/h. Y ningún incidente mecánico ensombreció esta hazaña. De acuerdo con la descripción del vídeo de car Acceleration TV, la zona de frenado no fue lo suficientemente larga para un Porsche capaz de alcanzar tamaña velocidad.

La zona medía 530 m de largo, y al parecer, el piloto al volante empezó a frenar tan pronto como pudo. Pero no fue suficiente. Por suerte, unas balas de paja amortiguaron algo el golpe, pero el incidente fue inevitable. Tal y como indican en la descripción, el coche se ha quedado para el desguace. 

Sí, una verdadera pena... 

Y además