Skip to main content

Noticia

Motor

Trucos secretos para cuidar el aire acondicionado en verano

Malos olores en el aire acondicionado

Sabes que de vez en cuando hay que cambiar el gas, ídem con los filtros del habitáculo, que si falla puede ser que tenga una fuga, quizá también que en invierno conviene encenderlo de vez en cuando para que no se 'atrofie'... Pero hay muchas más cosas que puedes hacer para evitar quedarte un día a 40 grados en el coche. Por eso, esta vez te traemos una lista con los trucos secretos para cuidar el aire acondicionado en verano. Con un claro objetivo: no sobreutilizarlo.

Porque, digámoslo claro, los aires acondicionados modernos funcionan muy bien, y el único problema que suelen tener es nuestro uso y abuso, así como no mantener las partes externas e internas tan limpias como deberíamos. Estos son los 6 consejos de los que menos se habla y que pueden evitarte un disgusto en vacaciones.

Ni de principio ni hasta el final

Así se detectan los fallos en el motor de arranque

Uno de los trucos más útiles a la hora de generar menos estrés al comprensor es no arrancar con el aire ya encendido. Es verdad que los coches actuales están preparados para ello, pero es un modo de producirle una sobrecarga absurda. Enciéndelo como mínimo unos segundos después de poner en marcha el motor. Y lo mismo cuando vayas a bajarte, aunque en este caso te aconsejamos apagar el aire acondicionado varios minutos antes. Así ahorrarás en gasolina en vez de dejar el aire frío para que lo disfrute... nadie.

De manera progresiva

12 puntos que deberías revisar climatizador

Cuando hace mucho calor, la tentación de llegar al coche y poner el aire a tope es casi irresistible. Pero trata de contenerte, porque no hay peor manera de maltratar al sistema de refrigeración. De nuevo, hacerle trabajar al máximo cuando podrías ir poco a poco acabará costándote dinero en el largo plazo. Mejor ventila el interior durante unos minutos antes de montarte, y luego ve bajando los grados y aumentando la potencia poco a poco. Y recuerda que la temperatura ideal es de entre 21º y 23º. No hay por qué bajar de ahí.

Dale uso al botón de recirculación

Consejos para cuidar el aire acondicionado

Sí, ese gran desconocido que tiene dibujado un coche con una flechita que vuelve sobre sí misma. Uno de los mandos menos utilizados del mundo. Lo que hace el botón de recirculación es que, en lugar de tomar el aire del exterior, el sistema reutiliza el que ya se encuentra dentro del habitáculo. No puede tenerse encendido mucho rato, porque acaba enrareciéndose y llenándose de humedad, pero puede ser muy útil para enfriar más rápido el interior en días de mucho calor. Si lo activamos, partirá de un aire un poquito más frío, y con cada ciclo le costará menos bajar la temperatura. Así que sufrirá un desgaste menor. 

Comprueba la batería y la correa

Aprende a mantener la batería en el confinamiento

El cuarto de estos 6 trucos secretos para cuidar el aire acondicionado tiene que ver con dos elementos vitales del coche. Porque, más allá de todas las demás implicaciones que puedan tener en otros ámbitos, la salud de la batería y la correa auxiliar (o de accesorios) afecta, y mucho, al funcionamiento del aire acondicionado. Así que, si la primera está ya muy vieja o la segunda se ha destensado, es probable que notes fallos en la capacidad de refrigeración. Para asegurarte un verano cómodo, pide que te las revisen en tu visita al taller.

No olvides los aireadores

Aspira las rejillas del aire acondicionado

Tanto la rejilla exterior como los aireadores en el interior son las partes más accesibles, y que deberías mantener bien limpias si quieres que el flujo de aire sea el correcto. Aspirarlos y luego repasar, por ejemplo, con un cepillo de dientes suele ser efectivo. Con ello, no solo consigues que el aparato dure más tiempo en óptimas condiciones, sino también que lleguen a tus vías respiratorias (y las de los tuyos) menos impurezas y bacterias.

Ni en ciudad ni en trayectos cortos

Verano

Mientras que en carretera poner el aire acondicionado es más eficiente que bajar las ventanillas, en ciudad y en distancias cortas no lo es. Primero, porque, a bajas velocidades, la resistencia aerodinámica que suponen las ventanillas abiertas no es tanta. Segundo, porque, para cuando el aire haya logrado enfriar significativamente el habitáculo, ya os estaréis bajando del coche. Y tercero, porque tendrás la tentación de abusar de él para que vaya más rápido. Así que, para acercarte al supermercado, a recoger a los niños o, muchas veces, incluso al trabajo, mejor dale un descanso al aparato y vete 'a la fresca'. 

 

Y además