Skip to main content

Noticia

Motor

Tipos de recarga del coche eléctrico

Recargar coche eléctrico

Si estás pensando en comprar un coche eléctrico, las dudas y las preguntas te asaltarán. Es lógico y normal cuando nos enfrentamos a este tipo de operaciones y, sobre todo, cuando se trata de una tecnología relativamente nueva como es la electrificación de los vehículos. Uno de los puntos que más interrogantes genera es la recarga del coche eléctrico. Para resolverlo, de la mano de Asepa, te explicamos todos los detalles de los tipos de recarga que hay.

Diccionario del coche eléctrico: todos los términos que necesitas conocer de la A a la Z

Lo primero que tenemos que tener presente es cuántos tipos de recarga tenemos. En función del tiempo y de la potencia disponible, nos vamos a encontrar con cuatro formas de cargar nuestro coche eléctrico.

Renault Zoe

Recarga lenta

Es la que se lleva a cabo cuando conectamos el vehículo a un enchufe convencional (también conocido como schuko). En España, este tipo de conexión tiene una intensidad de corriente inferior a 16 amperios (220-230 voltios de tensión) y, por lo tanto, la potencia para cargar el coche no llegará a los 3,6 kW.

¿Cuánto tardaríamos en tener nuestro coche listo? Más de 12 horas si se trata de una batería de 40 kWh. Lo cierto es que no es la manera más recomendable para llevar a cabo la recarga y no sólo por el tiempo, también porque estos enchufes no están preparados para aguantar potencia tan altas durante tanto tiempo.

Recarga convencional

Es la que realizamos a través de un cargador de pared o wallbox. Éstos cuentan con un diseño específico para llevar a cabo la recarga de coches eléctricos y nos permitirá realizar este proceso con una potencia de 3,6 kW en monofásico o de 10,8 kW si se trata de trifásico.

¿Cuánto tardaremos en tener nuestro coche cargado? Presuponiendo que tiene una batería de 40 kWh, estará listo en unas 4-12 horas. Esta fórmula es la más adecuada para coches eléctricos particulares.

Honda E

Recarga rápida

Igual que en el caso anterior, se utiliza un cargador de pared, pero con una pequeña diferencia: tiene más potencia. Gracias a esta característica, tendremos a nuestra disposición intensidades de 32 amperios, o lo que es lo mismo: 7,2 kW de potencia en monofásico y 22 kW en trifásico. Con la recarga rápida, el coche eléctrico estará al 100% en unas 2-5 horas. Por ello, es un sistema que se suele utilizar en garajes de empresa o parkings privados.

Recarga ultra-rápida

La última de las formas para recargar nuestro coche eléctrico cuenta con un cargador capaz de convertir la corriente alterna en continua. Por ello, genera potencias de más de 22 kW e, incluso, puede llegar a los 150 kW. Con este nivel, la recarga del coche eléctrico tardaría entre quince minutos y dos horas. Teniendo en cuenta sus características, este tipo de recargas son habituales en electrolineras, grandes empresas o en la administración pública.

Recargar coche eléctrico

Modos de carga

Una vez que sabemos qué tipo de recargas tenemos a nuestra disposición, vamos a pasar al siguiente nivel: los modos de carga. Se trata del nivel de comunicación entre nuestro coche eléctrico y la infraestructura que usemos para la recarga. Nos permitirá controlar el proceso para, por ejemplo, programar la carga, ver el estado o el consumo, detenerla o reanudarla.

  • Modo 1: es el que encontramos en la recarga lenta y por lo tanto, no podremos llevar casi ningún control sobre el proceso.
  • Modo 2: es el que obtenemos con los cargadores portátiles. El cable tiene un dispositivo intermedio de control piloto con el que podemos verificar la correcta conexión del coche a la red. 
  • Modo 3: es el que ofrece la carga rápida y nos permite llevar un control casi total sobre el proceso de carga. No en vano, nos permite definir los horarios, almacenar el consumo, reanudar la recarga o pausarla.
  • Modo 4: es el propio de la recarga rápida y cuenta con un converso a corriente continua.
Recargar coche eléctrico

Tipos de conectores

Acabamos con el punto de conexión entre nuestro coche eléctrico y el cable que va unido al dispositivo de recarga. De momento, los conectores no se han unificado así que cada coche cuenta con el suyo propio. Al tener diferentes estructuras, como es lógico, sus prestaciones varían. Entre todas las posibilidades existentes, estas son las más frecuentes:

  • Conector doméstico o schuko: responde al estándar CEE 7/4 Tipo F y es compatible con los enchufes europeos: cuenta con dos bornes y una toma de tierra. Aguanta corrientes de hasta 16 amperios y sólo es apto para la recarga lenta y el modo 1 de carga.
  • Conector Tipo 1: conocido, en ocasiones, como Yazaki, es el estándar norteamericano para coches eléctricos. Dispone de cinco bornes: los dos de la corriente, el de tierra y otro par complementario de detección de proximidad.
  • Conector Tipo 2 o Mennekes: se trata de un conector alemán de tipo industrial que tiene siete bornes: cuatro para la corriente trifásica, el de tierra y dos para las comunicaciones. Son los que encontraremos en la mayor parte de los puntos de recarga públicos y, además, existen adaptadores para poder cargar los coches con conectores de Tipo 1.
  • Conector Combo o CCS: es la solución estándar que propone tanto EEUU como Alemania. Tiene cinco bornes para la corriente, la protección a tierra y la comunicación con la red. A su favor está su versatilidad: admite cargas rápidas y ultra-rápidas.
  • Conector CHAdeMO: es el estándar utilizado por los fabricantes japoneses y está pensado para recargas ultra-rápidas de más de 22kW. Tiene diez bornes, toma de tierra y comunicación con la red.
Recargar coche eléctrico

¿Qué tipo de recarga es la más adecuada para ti?

Acabamos nuestro repaso a los tipos de recarga del coche eléctrico recordando tres factores que te ayudarán a determina cuál es el proceso que mejor se adapta a tus necesidades.

  1. Kilómetros diarios: haz las cuentas para saber cómo de largos son los recorridos que haces en tu día a día. Si te vas a mover por la ciudad necesitarás potencias y tiempos menores que una persona que tenga que hacer 100 kilómetros al día.
  2. La potencia de tu domicilio: normalmente, la potencia estándar de un hogar es de 4,6 kW. Teniendo en cuenta esta cifra, la recarga de tu coche eléctrico no podrá superarla ya que si lo hace, sufrirás cortes de luz. Si necesitas más potencia podrás contratarla, pero ten en cuenta que los gastos fijos de tu factura subirán.
  3. Tiempo disponible: si tienes la posibilidad de cargar tu coche eléctrico por la noche no necesitarás potencias muy altas para tener la batería a punto cada mañana.

Y además