Noticia

Siete situaciones que derivan en el temido 'calentón'

Siete situaciones que derivan en el temido 'calentón'

Noelia López

14/08/2015 - 10:30

Un coche se calienta cuando el sistema de refrigeración no es capaz de absorber, transportar y disipar el calor. Entonces empieza a salir vapor de agua del motor, algo que asusta a muchos conductores y que puede dar lugar a averías más graves. Pero ¿por qué pasa esto? Aquí van siete situaciones que dan lugar al temido 'calentón'.

La imagen del conductor tirado en la cuneta que mira con miedo e incredulidad el humo (que no es humo si no vapor de agua) que sale de su coche es una de las pesadillas de todo conductor que sale de viaje en verano. Intentamos pensar que eso siempre les pasa a otros, pero nadie está libre del temido 'calentón'.

El 'calentón' se produce cuando el sistema de refrigeración no es capaz de absorber, transportar y disipar el calor. Esto sucede por varias causas, aquí van siete de ellas:

1. Fuga del líquido refrigerante o concentración incorrecta de este.

Suele ser la principal causa del sobrecalentamiento. Los puntos de fuga más comunes con las mangueras, el radiador, la carcasa del termostato, la bomba de agua, la junta de la culata, el radiador del calefactor, los tapones de protección del anticongelante, el enfriador de aceite de la transmisión automática, cabeza de cilindros y el monoblock.

Es importante seguir las recomendaciones del fabricante del vehículo a la hora de utilizar el líquido refrigerante; de hecho una concentración incorrecta con agua destilada puede provocar el sobrecalentamiento del motor. Si tienes dudas lo mejor es drenar el depósito y volverlo a llenar.

Qué hacer si tu coche sufre un 'calentón'

2. Termostato averiado.

El problema surge cuando el termostato permanece en posición cerrada, en ese momento el refrigerante se queda dentro del motor y provoca un rápido sobrecalentamiento del motor.

4. Conductos de refrigerante atascados.

Es necesario que el refrigerante circule por todo el sistema para poder enfriarlo, el óxido, la tierra y algunos sedimentos pueden llegar a bloquear el flujo del líquido. Si esto ocurre el sistema no se autorregulará y probablemente el motor se sobrecaliente. 

5. Averías del radiador.

En el radiador, la temperatura del refrigerante se reduce al pasar por distintos tubos. Las principales causas de averías en esta pieza son las fugas y su obstrucción. Cualquier error en la función del radiador puede hacer que aumente la temperatura y provoque el temido sobrecalentamiento.

¿Cuál se calienta más, un coche blanco o uno negro?

6. Manguera desgastada o rota o correa suelta.

Una manguera con grietas o agujeros provocará fugas e interrupción del flujo del refrigerante del motor. Si la correa está en malas condiciones, o se rompe, no será posible mantener la velocidad adecuada. La consecuencia, un bajo nivel de líquido refrigerante, y posiblemente el sobrecalentamiento del motor.

7. Avería en el ventilador del radiador o la bomba de agua.

Para conseguir reducir la temperatura del radiador, en el motor de tu coche existe un ventilador que succiona aire a través de las aletas del radiador. Un ventilador que gire con el motor apagado o con partes fracturadas, no será capaz de reducir la temperatura a los niveles necesarios.

El problema puede venir también de la bomba de agua. Es la pieza clave del sistema de refrigeración ya que es la responsable de presurizar e impulsar el líquido refrigerante a través del sistema de enfriamiento. Cualquier avería en la bomba de agua como una fuga de refrigerante o un impulsor gastado pueden provocar el sobrecalentamiento del motor. 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches