Skip to main content

Noticia

Motor

Pillado comiendo pipas y hablando por el móvil mientras conduce un autobús

Autobus escolar

La grabación de uno de los ocupantes ha servido de prueba para sancionar a este conductor de autobús que comía pipas y hablaba por el móvil con el vehículo en marcha. A estas dos habría que añadir una tercera infracción y es que llevaba la mascarilla bajada, cuando las actuales normas anti-Covid establecen que todos los ocupantes de un vehículo de uso público deben viajar debidamente protegidos con. mascarilla.

Lo que te contamos ha sucedido en Barcelona. Un conductor del servicio de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) conducía uno de los autobuses de la línea H6, cuando uno de los pasajeros se percató de que al mismo tiempo que manejaba el volante comía pipas y utilizaba el teléfono móvil. Inmediatamente el pasajero comenzó a grabar con su teléfono móvil lo que estaba sucediendo. 

Fuentes del servicio municipal de transportes del Ayuntamiento de Barcelona han indicado a la agencia de noticias EFE que ya "se ha identificado al conductor del comportamiento que muestra el vídeo y que se le abrirá expediente por las infracciones detectadas".

El usuario que ha denunciado los hechos ha asegurado que las imprudencias del conductor fueron constantes durante todo el trayecto que presenció, de unos 20 minutos.

Conducir utilizando el teléfono móvil se considera una infracción grave y conlleva una multa económica de 200 euros y la detracción de cuatro puntos del permiso de conducir. Recordar que una vez entren en vigor los cambios en Permiso por Puntos que tiene preparados el Gobierno serán seis los puntos que se perderán (no hay cambios en la parte económica). Comer pipas no es algo explícitamente castigado en el Reglamento General de Circulación, pero este sí establece que el conductor debe mantener libertad de movimientos por lo que comer y conducir puede suponer multa de entre 80 y 200 euros.

Y además