Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Estados Unidos acusa a China de robarles la tecnología de sus coches eléctricos

R1S y R1T

A nivel internacional y en los últimos meses, unos de los focos mediáticos han sido las tensiones entre Estados Unidos y China. Después de acaparar todos los focos mediáticos, parece que las aguas volvieron a su cauce. Y decimos parece porque el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha lanzado una advertencia asegurando que el país asiático les está robando la tecnología de sus coches eléctricos

Christopher Wray, director del FBI, no se ha andado con rodeos. En una conferencia ha declarado que el gobierno de China está inmerso “en una lucha generacional para superar a nuestro país en liderazgo económico y tecnológico. El problema es que no lo están haciendo con su propia innovación, la están robando”. 

Según las palabras de Wray, China persigue “cualquier cosa que pueda darles una ventaja competitiva” y esto incluye información sobre precios, documentos de estrategia interna, información de identificación personal, etc. El director del FBI aseguró que “las compañías chinas están robando propiedad intelectual estadounidense para evitar el duro trabajo de innovación y luego la usan para competir contra esas compañías de EEUU”.

R1S

Afecta a casi todas las industrias

Estas acusaciones salpicarían a la industria del automóvil estadounidense. No en vano, el FBI ha asegurado que están llevando a cabo unas 1.000 investigaciones acerca del intento de robo de tecnología, un proceso que afecta a “casi todas las industrias y sectores”. Otro de los jefes del FBI, John Brown, aseguró que arrestaron a 24 personas en 2019 y a 19 en lo que llevamos de 2020.

¿Cómo se está llevando a cabo este delito? Según EEUU, China está utilizando múltiples métodos para robar su tecnología estadounidense, pero, sobre todo, señalan tres formas: intrusiones cibernéticas, espionaje corporativo y robo de investigaciones. Un hecho que a Estados Unidos le está costando “entre 300 y 600 millones de dólares (274-548 millones de euros, según el cambio actual) al año”.

R1T

Evitar los acuerdos con China

Sobre la industria del automóvil ha hablado William Evanina, director del Centro Nacional de Inteligencia y Seguridad. Según sus palabras, las principales prioridades de China son el robo de tecnología de aviones y coches eléctricos, algo que no termina de sorprender puesto que el país asiático es, a nivel global, el mercado más grande de este tipo de vehículos.

El director del FBI, por su parte, ha hecho varias recomendaciones para hacer frente a estos supuestos robos de tecnología: reforzar su seguridad, examinar cuantas veces sea necesario las líneas de suministro y pensárselo un par de veces antes de hacer negocios con empresas chinas. Y es que según el FBI, “una asociación con una compañía china puede parecer rentable hoy en día, pero, a largo plazo, la empresa estadounidense que ha negociado con ellos puede ver cómo pierde su propiedad intelectual”.

Más:

Industria

Y además