Skip to main content

Noticia

¿Está un Tesla Model 3 por encima o por debajo de un Mercedes Clase C?

Tesla Model 3

El novato a prueba contra un veterano.

Es decir Tesla y sube el pan. Es decir Tesla Model 3 y parece que hemos encontrado la panacea a los males del mundo de la automoción. El modelo de Elon Musk, aún a pesar de ser el pequeño de la familia, es el más ambicioso de todos: su objetivo es nada más y nada menos que convertirse en el eléctrico de masas, ser el que democratice esta tecnología, todavía cara, para el gran público. El propósito es bueno y sus argumentos, posibles problemas de producción a un lado, también, pero ¿cuál es su lugar en el mercado? ¿Está un Tesla Model 3 por encima o por debajo de un Mercedes Clase C?

VÍDEO: Tesla Model 3: en acción y sus principales características

Y es que el eléctrico tiene una hoja de presentación impecable, pero hay que ponerlo en perspectiva y, ya que por precios entrará en categoría premium, que menos que ponerlo cara a cara con un representante tradicional del segmento, para evaluar en diversos puntos si está a la altura.

Todo lo tocante a diseño exterior, así como a las dimensiones, lo vamos a obviar, puesto depende de los gustos y, de todas maneras, ambos modelos rayan a gran nivel. Lo que importa aquí es el equipamiento, los materiales y la tecnología de la que hacen gala uno y otro, áreas que definen que un coche entre en la categoría premium o no.

Test de 100.000 kilómetros del Mercedes Clase C

El Tesla solo se comercializa en una versión de equipamiento básico a la que luego se pueden sumar numerosos extras opcionales, mientras que el Mercedes tiene una gama más amplia entre la que elegir. Para que la comparación sea equitativa, utilizaremos la variante de acceso del alemán también.

En términos estéticos el primer punto es para el Model 3, cuyas llantas de serie son de 18 pulgadas, mientras que las del Clase C son de 16. Eso sí, hay que pagar 1.500 dólares para subir a 19 las del eléctrico. Pero al echar un vistazo al interior, las tornas cambian.

producción tesla model 3

Mirando el interior

Aunque el Clase C básico no es un prodigio, si está muy por encima de las marcas generalistas y también del Model 3 “pelado”. El modelo de Elon Musk aboga por una estética minimalista, pero en realidad se queda algo corto en su versión de serie: tapicería de tela, climatizador bizona y, eso sí, una pantalla táctil de 15 pulgadas con navegación integrada. La pequeña pantalla del alemán de solo 7” no puede competir, pero la tapicería de tela es de mayor calidad, cuenta con molduras lacadas le dan una mayor presencia y cuenta, como su rival, como un par de tomas USB.

El apartado tecnológico inicial del Tesla tiene elementos bastante avanzados, como la conectividad Wi-Fi, el acceso y arranque sin llave o los controles activados por voz; elementos por los que hay que pagar en el Mercedes, ya sea de manera individual o incluidos en paquetes.

Hablemos de extras

Y ya entramos en el terreno de los opcionales y las subidas de acabado, que afectan tanto a elementos de confort como a los tecnológicos. Sea el caso que sea, y tanto en el alemán como en el estadounidense, hay que preparar una buena suma de dinero.

El Clase C ofrece la posibilidad de subir a los niveles Avantgrade, Exclusive, Luxury y AMG-Line, cada uno dividido en paquetes interior y exterior que oscilan entre los 900 y los 4.000 euros. El Model 3 permite agrupar múltiples elementos (revestimiento de madera, asientos regulables, retrovisores eléctricos calefactables, etc) en el llamado Pack Premium que cuesta 5.000 dólares (unos 4.200 euros).

Los tres extras que disparan el precio del Clase C

Ha que destacar que el conocido AutoPilot del Tesla, su sistema de conducción autónoma, está instalado pero que hay que pagar otros 5.000 dólares para desbloquear sus funciones de conducción autónoma en autopista, mantenimiento y cambio de carril, y aparcamiento automático. El Clase C ofrece funciones similares por las que también hay que pasar por caja: asistencia de conducción PLUS (2.843 euros) y paquete de aparcamiento (1.397 euros).

La conclusión

Podemos concluir que el Model 3 si entra en territorio premium pero, en parte por el afán de Musk de mantener las distancias con el Model S, no llega al nivel del Clase C, que tiene una gama más completa, muchas más opciones de personalización, mayor calidad de acabados interiores y una oferta más amplia de extras relacionados con la comodidad y el lujo.