Skip to main content

Noticia

'Efecto Elefante', el peligro que viaja dentro del coche sin que muchos conductores lo sepan

Efecto elefante

Tras el Efecto Pasillo, el Efecto Mirón y el Efecto Cremallera presentamos hoy el Efecto Elefante, un peligro que viaja dentro del coche sin que muchos conductores lo sepan.

El Efecto Elefante es el resultado de las leyes de la física que hacen que un objeto lanzado a alta velocidad multiplique por mucho su peso en parado. Esto que cualquier objeto suelto en el interior del habitáculo se convierta en un peligroso proyectil que pone en riesgo la seguridad de los ocupantes del vehículo en caso de accidente.

Así lo advierte la DGT en un tuit:

 

Desde Tráfico advierten de que un pasajero que viaje en el asiento trasero sin el cinturón de seguridad no solo pone en peligro su integridad, también lo de los ocupantes de las plazas traseras. El Efecto Elefante multiplicará su peso y cuando impacte contra el respaldo del asiento delantero lo hará con la misma fuerza que si fuese un elefante de más de 4.000 kilos. 

Cuando el Elefante son pequeños objetos

Los expertos en seguridad vial afirman que los objetos sueltos en el interior del coche multiplican su peso entre 30 y 50 en un choque a 50 km/h. Para que te hagas una idea, en un choque a 50 km/h:

  • una caja de botellas que pese 18 kilos impactará contra el parabrisas con la misma fuerza que si impactara una vaca de 540 kilos
  • una maleta de solo cinco kilos, golpeará al conductor con la misma fuerza que lo haría un león de 150 kilos
  • una sombrilla de playa, de las que pesan tres kilos, saldría propulsada e impactaría con la misma fuerza que un jabalí de 90 kilos
  • un paraguas que solo pesa 415 gramos pasaría a pesar cinco kilos

Y lo que todos (o casi) llevamos suelto en el coche, el teléfono móvil. Su peso ronda los 150 gramos, pero si saliera disparado en un accidente, el Efecto Elefante lo convertiría en un proyectil capaz de golpear con una fuerza de 1,5 kilos.

Utiliza los huecos portaobjetos 

Evitar ser víctimas del Efecto Elefante del que alerta la DGT es fácil. 

En el habitáculo del coche, hay lugares como las guanteras y los espacios portaobjetos detrás de los respaldos de los asientos delanteros, huecos en el reposabrazos delantero y/o trasero y huecos en las puertas en los que transportar pequeños objetos sin peligro. En el caso de las tablets hay que buscar un medio de transporte adecuado. 

Y además