Skip to main content

Noticia

DSG o PDK, ¿qué es mejor?

Mejores cambios automáticos BMW ZF doble embrague Lexus Porsche PDK

Spoiler: son (básicamente) lo mismo.

Antes que nada: puristas, que no os sangren los ojos y no se derrame la bilis ácida, sabemos que el cambio manual es lo mejor que ha dado la tierra y blablablá; pero hoy toca hablar de transmisiones automáticas. Y si hay que hablar de ellas, toca mencionar a dos de las consideradas las mejores en lo suyo, la DSG del Grupo VAG y la PDK de Porsche. ¿Cuál de las dos es mejor?

VÍDEO: Porsche explica qué significa PDK y cómo se pronuncia

Pues quizá lo primero sea decir que probablemente esta pregunta no tenga mucho sentido, puesto que ambas cajas de cambio son, a fin de cuentas, transmisiones DCT o de doble embrague (double clutch transmission).

El funcionamiento del DSG (Direct Shift Gearbox) y del PDK (Porsche-Doppelkupplung) es bastante complejo en cuanto a la gran cantidad de elementos que emplea, pero en realidad se trata de un procedimiento sencillo. La definición de ‘doble embrague’ se debe a que existen dos de ellos, cada uno asociado a una caja de cambios diferente que está acoplada con la otra. Una de ellas se encarga de las marchas impares y de la marcha atrás, mientras que la otra hace lo propio con las pares.

Los 8 mayores problemas del cambio automático

El truco es el siguiente: mientras circulamos en una relación, pongamos por ejemplo la tercera, la caja de cambios que se encarga de las pares tiene preseleccionada otra, que será la inmediatamente superior (4ª) si el sistema detecta que estamos acelerando, o la inmediatamente inferior (2ª) si “lee” que estamos frenando.

De esta manera, esta preselección hace que al saltar de una marcha a otra el cambio sea extremadamente rápido (empezó en 40 milisegundos y se han reducido los tiempos), con lo que la transición es más natural y permite que no se interrumpa la entrega de potencia. De hecho, al basar su funcionamiento en el de un cambio manual pero realizar las transiciones entre velocidades de una manera incluso más rápida, el resultado es que los modelos que lo equipan ofrecen mejores cifras de aceleración e incluso rebajan su consumo.

Pero sentimos decepcionaros, no es mejor un DSG o un PDK, son, sencillamente, dos caras de la misma moneda.