Skip to main content

Noticia

Motor

Dos fabricantes asiáticos entran en lista de candidatos a explotar las instalaciones de Nissan en Barcelona

Nissan Barcelona

La Comisión de Reindustrialización de Nissan ha recibido propuestas de dos compañías asiáticas fabricantes de vehículos interesadas en poner en marcha nuevos proyectos una vez cese la actividad en la Zona Franca de Barcelona. Ambas "podrían tener la capacidad productiva para absorber el empleo directo que se pierde con el cierre", según la información recabada por La Tribuna de Automoción. 

Las instalaciones de Nissan en Barcelona incluyen las tres fábricas de la marca japonesa en Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac. Una de las prioridades de la comisión es garantizar la estabilidad laboral de los 1.647 operarios que no se acogerán a la prejubilación por haber  nacido a partir de 1970.

Los dos nuevos proyectos se suman a los tres que la Comisión de Reindustrialización de Nissan tiene ya sobre la mesa. Los cinco tienen de plazo hasta septiembre para formalizar sus propuestas. A partir del 1 de octubre comenzará la negociación de los contratos finales con la empresa o compañías seleccionadas.

El futuro de las instalaciones de Nissan en Barcelona será eléctrico

No son muchos los detalles que, por el momento, han trascendido sobre las nuevas propuestas que ha recibido Nissan

Nissan barcelona

La compañía tenía, hasta el momento, cuatro propuestas sobre la mesa que se han convertido en tres porque una de ellas, Ronn Motor Group, ha decidido unirse al proyecto liderado por QEV Technologies y enfocado en la creación de un centro internacional (hub) de electromovilidad. Las otras firmas plantean  propuestas dirigidas a la fabricación de vehículos de movilidad sostenible.

Coge fuerza también la propuesta del Grupo Punch. Esta contempla la creación de 1.000 puestos de trabajo a finales de 2023 a los que se sumarían otros 1.000 en 2025. Su objetivo es dedicar las instalaciones de la Zona Franca a la fabricación de coches eléctricos y de hidrógeno.

Sobre el tablero está también la propuesta del fabricante de motos eléctricas Silence. Su propuesta es menos ambiciosa ya que, en principio, abarca solo la planta de Montcada para ampliar las instalaciones que ya tiene en Barcelona. Propone una inversión de 30 millones de euros y la contratación de 400 trabajadores.

Y además