Skip to main content

Noticia

Motor

La DGT nos explica cómo hacer un giro con baja visibilidad

STOP carretera

Extrema las precauciones

En la autoescuela, nos enseñan a conducir correctamente, cumpliendo con todas las normas del código de circulación. Pero ya sabemos que, una vez que obtenemos la licencia de conducción, adoptamos una serie de malas prácticas que, sin darnos cuenta, automatizamos, a pesar de las advertencias de la DGT. Un claro ejemplo es no pararse completamente ante una señal de STOP.

Una de las situaciones más peligrosas que podemos encontrarnos al volante es hacer un giro con baja visibilidad, especialmente en una carretera secundaria. Ante esta circunstancia, tenemos que ser conscientes del tipo de vía en la que nos encontramos y analizar las condiciones de la circulación en ese momento. Las carreteras secundarias son las más peligrosas y donde debes extremar las precauciones.  

STOP carretera

Por eso, la Dirección General de Tráfico nos explica cómo debemos hacer un giro a la izquierda con baja visibilidad cuando circulamos por una carrera de doble sentido.

  1. Lo primero de todo y algo que muchos conductores suelen olvidar es señalizar con antelación la maniobra de giro vigilar los vehículos que vienen por detrás.
  2. A continuación, debes ceñirte al centro de la calzada y, si es necesario, detenerte por completo para ceder el paso a los coches que circulan por el carril contrario. 
  3. Si la visibilidad es reducida, extrema la precaución antes de hacer el giro y, si es nula por la presencia de algún edificio, árboles o niebla, mejor suspender la maniobra y hacer un cambio de sentido en un lugar seguro. Así, el giro a la izquierda se convertirá en un giro a la derecha.
  4. Mientras esperas para hacer el giro, ceñido en el centro de la calzada, los vehículos que se aproximan por detrás pueden adelantarte por la derecha.

Otro tipo de giros

El giro a la izquierda con baja visibilidad en una carretera convencional es la situación más peligrosa que puedes encontrar, pero no la única. Los giros enfrentados, giros indirectos, en vías anchas o cuando invadimos un carril Bus también entrañan cierto nivel de dificultad. Así te lo explica la DGT:

  • Giros enfrentados: cuando circulas por una carretera de doble sentido y necesitas cambiar de dirección, justo en el momento en que otro vehículo pretende hacer lo mismo en el carril contrario, tendrás que girar por detrás de él, dibujando un ángulo de noventa grados y tomando el centro de la intersección como referencia. Recuerda que, al entrar en la nueva vía, es posible que un peatón esté cruzando por un paso de peatones.
  • Giros en vías anchas: cuando hay una vía con dos o más carriles por sentido y el giro directo está permitido, debes hacerlo desde el carril situado más a la izquierda. Recuerda que antes de hacer la maniobra tendrás que observar, señalizar y situarte correctamente. Asimismo, tendrás que ceder el paso a los coches que vengan de frente si fuera necesario, detenido sin ocupar el carril contrario.
El carnet de conducir más caro de la historia: 157 suspensos y más de 3.000 euros
  • Giros indirectos: en este caso, circulando por una vía con dos o más carriles, pero sin estar permitido el giro directo a la izquierda, tendrás que hacerlo de manera indirecta. Para ello, tendrás que señalizar el giro a la derecha, manteniéndote en el carril derecho para abandonar la vía. Una vez en la intersección, tendrás que ceder el paso a los vehículos que vienen desde la derecha y la izquierda, si no tienes la prioridad. Después, podrás atravesar la calzada. 
  • Giro sobre un carril bus-taxi: en esta casuística, para completar un giro necesitas invadir un carril específico para bus y taxi, algo solo permitido en este caso. Para ello, después de señalizar con antelación la maniobra, debes respetar las marcas de la carretera que te permiten hacer el giro. Los vehículos autorizados tienen prioridad, por lo que deberás cederles el paso. Si hay motor y bicis, extrema la precaución

Etiquetas:

DGT seguridad vial

Y además