Skip to main content

Noticia

Motor

Cadillac CT5-V Blackwing, la berlina deportiva que querríamos en Europa

Cadillac CT5-V Blackwing
677 CV y 893 Nm de par.

El Cadillac CT5-V Blackwing es un hito dentro de Cadillac: es el modelo más potente de toda su historia. Una berlina deportiva de altos vuelos, rendimiento impresionante, configuración pensada para puristas y un precio que se podría considerar una ganga teniendo en cuenta lo que ofrece: “solo” 85.000 dólares, menos de 72.000 euros al cambio actual, algo prácticamente imbatible.

Empecemos por su imagen. Se trata de un modelo de altas prestaciones y hay que dejarlo claro desde el primer vistazo. Su cara enfadada impone gracias a la enorme parrilla delantera, así como a la entrada de aire del paragolpes, que no es que sea mucho más pequeña. Los estilizados faros contribuyen a darle personalidad, las llantas de 19 pulgadas aportan pegada y tanto el alerón como el difusor con dos salidas de escape dobles redondean un conjunto que transmite la deportividad sin caer en el exceso.

Cadillac CT5-V Blackwing

El interior, por otro lado, se olvida de este carácter para apostar por sacar su lado más premium: la tapicería de cuero es bitono, las molduras son de aluminio, en el salpicadero hay apliques acabados en negro piano, el cuadro de instrumentos es 100% digital y la consola central tiene una pantalla táctil con controles analógicos en la parte inferior.

Pero es bajo el capó del CT5-V Blackwing donde la cosa se pone interesante de verdad, y es que esconde un motor 6.2 V8 LT2 sobrealimentado por un compresor volumétrico de nada menos que 1,7 litros. Esto hace que consiga desarrollar la nada desdeñable cifra de 677 CV de potencia, así como un par máximo de 893 Nm. Estos datos son suficientes para marca las distancias con su predecesor, el Cadillac CTS-V.

A esta fórmula se suma un sistema de tracción trasera en exclusiva (ya os adelantamos que estaba pensado para puristas) y la posibilidad de optar por una caja de cambios automática de doble embrague de 10 marchas, o de poner la guinda con una transmisión manual de seis relaciones. Eso sí, es con la automática con la que es más rápido, acelerando de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, aunque su velocidad punta siempre es la misma: 320 km/h.

Además, la puesta a punto del chasis está a la altura del resto del conjunto: suspensiones específicas con amortiguadores adaptativos, frenos Brembo con discos perforados de 398 mm delante y 374 mm detrás (opcionalmente pueden ser carbocerámicos), Michelin Pilot Sport 4S, modos de conducción específicos con un enfoque más deportivo.

Etiquetas:

Berlinas

Y además