Skip to main content

Noticia

Coches autónomos

Así afecta el color a la eficacia de los coches autónomos

Colores y coches autónomos

No son daltónicos, pero por ahí va la cosa...

Los avances tecnológicos nos traen pros y contras que a veces nos dejan de lo más sorprendidos.

Ayer nos enteramos de que el tamaño de las llantas influye en la autonomía de los coches eléctricos. Pero además de manera notable, hasta el punto de que el consumo de un Tesla Model S puede aumentar hasta un 23% por cada dos pulgadas de llantas que aumentes.

Hoy, la tecnología que resulta vulnerable por algo tan simple como el color de sus vecinos es la de los coches autónomos.

Mira qué curioso: cómo detener un coche eléctrico con un puñado de sal

Un estudio publicado PPG (empresa dedicada a la fabricación y venta de pinturas) concluye que el color de la carrocería afecta al correcto funcionamiento de los coches autónomos. Pero ojo, no se refiere al color que hayan elegido para el coche que circula sin conductor, sino al de los vehículos que lo rodean.

Al parecer, los vehículos pintados en negro y gris absorben mucha más luz que los blancos y esto interfiere en la forma en la que las señales infrarrojas emitidas por los sensores de los coches autónomos son devueltas. Mala noticia, teniendo en cuenta que negro y gris están entre los colores de coches que más se venden en España

¿El resultado? Los vehículos que visten colores oscuros son menos visibles para los coches autónomos, lo que plantea un problema en términos de seguridad vial y popularización de esta tecnología.

Una capa para solucionar este problema

PPG acompaña la mala noticia de que los coches oscuros ponen en evidencia la seguridad de la conducción autónoma con una buena: hay solución.

La empresa ha desarrollado una pintura que hace visibles los coches a los ojos de los vehículos autónomos. Ello es posible incorporando una capa específica en el acabado que permite reflejar las señales de los señores antes de que sean absorbidas a nivel más profundo.

PPG ha presentado su novedosa pintura en el Salón de Detroit, donde además ha dado a conocer otros avances como una capa especial de pintura que recubre las baterías de los coches eléctricos y ayuda a mantener su temperatura. También ha adelantado que trabaja en recubrimientos para otros de los desafíos a los que se enfrentan los vehículos autónomos, como mantener sus sensores y cámaras libres de nieve, hielo y suciedad.