Skip to main content

Noticia

Motor

¡A 544 km/h en 3,6 segundos!

Cruzar la meta a más de 500 kilómetros por hora. Evidentemente no se trata de la velocidad a la que terminó una carrera de Fórmula 1, sino del récord que consiguió batir Britanny Force en Estados Unidos. ¿El escenario? Una drag race, las carreras de aceleración en las que el protagonismo es para unos aparatos cuyas cifras son de otro planeta. Lo mejor es que esos 544 km/h se consiguieron en tan sólo 3,6 segundos.

No te pierdas: Así han evolucionado los récords de velocidad en los coches de serie

Antes de seguir hablando de Brittany y su récord, vamos a hacer un pequeño repaso por si hay algún despistado en la sala. El campeonato NHRA (National Hot Rod Association) es la cita en la que compiten este tipo de vehículos tan espectaculares. Un evento que tiene varias categorías entre las están Funny Cars y Top Fuel: en ellas participan los coches que más rinden y más aceleran llegando a superar los 500 km/h.

Sin embargo, el hito de Brittany Force ha tenido lugar en la división Top Fuel Dragster. El concepto Dragster hace referencia a los vehículos que han sido diseñados de forma específica para este tipo de pruebas de aceleración. No en vano, a la hora de darles forma y siempre con el objetivo de arañar hasta la última décima, son dotados con una aerodinámica planteada explícitamente para alcanzar velocidades extremas en línea recta.

Brittany Force

Una diferencia de 1,6 mph

Tras este repaso, vamos con los hechos. El escenario no podía ser otro que el circuito de Las Vegas Motor Speedway (Estados Unidos). Allí, Brittany batió el récord de velocidad en una drag race de la categoría Top Fuel Dragster: lo hizo recorriendo 1.000 pies (unos 304,8 metros) en 3,659 segundos. Para ello, cruzó la meta en primer lugar a una velocidad de 338,17 millas por hora, es decir, 544 km/h.

De esta manera, además de la victoria en la carrera, Force adelantó por la derecha a Tony Schumacher, una de las leyendas de las drag race; su marca estaba en 336,57 mph (541,65 km/h). Por lo tanto, Brittany consiguió que su nombre formase parte de la historia del motor estadounidense gracias a 1,6 mph de diferencia.

Fuente: Top Gear

Y además