Noticia

Competición

Rally de Alemania: todos contra Loeb

Carlos Flores

El Campeonato del Mundo llega al asfalto con el Rally de Alemania, donde Sébastien Loeb está imbatido desde 2002. El piloto francés, que acaba de renovar dos años con Citroën, buscará dar un golpe al Mundial con el que sería su noveno triunfo en esta prueba. Pero sus rivales no quieren ponérselo fácil.

Con el Rally de Alemania, que se disputa este fin de semana en los alrededores de Trier -la ciudad más antigua del país-, el Campeonato del Mundo llega a su primera cita de 2011 con el asfalto. Una superficie que, desde hace muchos años, es, casi inevitablemente, sinónimo de triunfo para Sébastien Loeb. Y, en el caso de la prueba germana, sin el 'casi': el heptacampeón galo se ha impuesto en todas las ediciones desde su incorporación al calendario del WRC, en 2002.

¿Hace alguna falta señalar al gran favorito? Fresca aún su gran victoria en el reciente Rally de los 1.000 Lagos, en Finlandia, Loeb -que lidera la clasificación con 27 puntos de ventaja sobre Mikko Hirvonen (Ford) y 31 sobre su compañero en Citroën, Sébastien Ogier- está más que dispuesto a continuar con su racha de imbatibilidad. "Sé que todo el mundo irá a por mí en Alemania, nunca nadie me ha batido en estas carreteras y, aunque la racha tiene que acabar algún año, depende de mí que no sea este", afirma Loeb, que, en compañía de Ogier, preparó a conciencia la carrera con un test de cinco días el pasado mes de julio.

Por su parte, Ogier, segundo en la general, tiene claro su objetivo en la que será solo su tercera participación en Alemania. "Aunque el año pasado subí al podio con un tercer puesto, no fui capaz de igualar el ritmo del ganador y este año estoy decidido a demostrar lo que he mejorado para sumar más puntos que el actual líder", comenta la estrella emergente de Citroën.

La victoria de cualquiera de los dos Sébastien marcaría un hito en la historia del WRC: Citroën sumaría su triunfo número 78 y pasaría a ostentar en solitario el récord que hasta ahora comparte con Ford. Pero, aunque la marca del óvalo lleva tiempo sin poder hacer frente a sus rivales franceses sobre asfalto (y no gana desde la primera prueba de este año, sobre la nieve de Suecia), sus dos pilotos se ven con posibilidades de acabar con la dictadura gala.

¿Sus argumentos? En las secciones de asfalto disputadas en los rallys de Portugal y Argentina, el Fiesta RS WRC se mostró muy rápido. "Tenemos grandes esperanzas", comenta Mikko Hirvonen, "porque gracias a nuestros tests sabemos que el coche va bien en esta superficie y estamos convencidos de que podemos lograr un buen resultado".

Mientras, el equipo Mini afronta su tercera participación de la temporada y primera sobre asfalto. Sus dos pilotos, Dani Sordo y Kris Meeke, prepararon la prueba con un extenso test el pasado mes y, el pasado fin de semana, se alternaron al volante del John Cooper Works WRC como coche cero en el Memorial Richard Burns, celebrado en el Reino Unido. Aunque conviene recordar que para Mini este año no es más que un prolongado programa de pruebas, el jefe del equipo, David Richards, espera que en Alemania comience a quedar más claro su potencial . "Hasta ahora, se ha tratado de acumular kilómetros, pero este fin de semana nuestro objetivo es que Dani y Kris demuestren el auténtico nivel del coche", afirma el británico.

Dani Sordo, que fue sexto en el debut de Mini en Cerdeña y abandonó en Finlandia, tiene ante sí la oportunidad de dar al equipo su primer resultado destacado; no en vano, en tres ocasiones ha subido al segundo escalón del podio en Alemania, una prueba que le resulta atractiva. "Me gustan las tres zonas en las que se disputan los tramos; los viñedos, las carreteras rurales y el campo militar de Baumholder, aunque ahí hay que tener mucho cuidado con las grandes rocas que lo flanquean para no tener pinchazos", comenta el español.

La distancia a recorrer, 359 kilómetros, será la mayor de la temporada. Está repartida en 19 tramos, el primero de los cuales arrancará este viernes poco después de las diez de la mañana. El rally concluirá con la 'power stage' -el tramo final, que otorga puntos extra a los tres primeros clasificados-, algo más de cuatro kilómetros por las calles de Trier y prevista para las dos de la tarde del domingo.

Lecturas recomendadas