Noticia

Competición

El Jarama resucita: así será el nuevo circuito

Rodrigo Fersainz

16/03/2014 - 12:00

Para contarte en exclusiva cómo el Jarama resucita y cómo será el nuevo circuito, hemos recorrido el mítico trazado madrileño con el arquitecto del estudio que está al frente de la tercera gran obra de su historia: el ambicioso 'Proyecto Jarama 2021'.

Unas fotos gigantes adornan el túnel de acceso al Jarama, que ahora sí luce con orgullo su historia y la del circuito. Está iluminado, sin goteras y sin esa portezuela en la penumbra que, medio cerrada, invitaba más a salir corriendo que a disfrutar de una carrera.

Me gustaba más la frase "Circuito permanente del Jarama" -porque fue el primero de estas características que hubo en España- que el actual Jarama Race Track, pero todo compensa: nos hemos citado para una entrevisra con Juan Carlos Servera, director de las instalaciones, y con Ángel Hernández Espada, arquitecto del estudio que lleva sus apellidos y que va a contarnos los pormenores del ilusionante Proyecto Jarama 2021 que va a llevar a cabo. 

 

Para empezar, aunque aún queden siete años para esa fecha y para culminar toda la obra, la reforma ya está en marcha desde el pasado 6 de febrero, cuando se derribaron los edificios que limitaban con el estandarte de la gran protagonista de la primera fase: la torre. "Nos encontramos con un edificio que está construido sobre un suelo de muy mala calidad. Lo que veis aquí son dos tercios, pues el otro restante está enterrado. Tendremos que cimentar las edificaciones de alrededor sobre pilotes", nos cuenta.

 

Esta primera fase se completará con la ampliación de la grada principal y un costillar que lo cubrirá todo. Debajo de los asientos, habrá espacio para distintas oficinas (incluso puede que acaben albergando las del propio Race, que ahora están en Tres Cantos (Madrid). El objetivo del costillar es convertirse en un "gran escaparate" para los patrocinadores que quieran notoriedad "ante los 180.000 coches", apunta Servera, "que pasan a diario por la autovía A-1", que antes era la mala de la película (la culpable de que no se pudiera ensanchar la pista para modernizarla) y ahora se ha convertido en la gran "oportunidad" para captar esa financiación que buscan para completar las fases dos (boxes y paddok) y tres (edificio de la Fundación Race y centro médico), ya que la primera (torre y gradas) va a sufragarla el Race, "a pulmón", en palabras textuales.

 

Seguimos pateando el Jarama con Ángel Hernández Espada, al que se le nota que, además de arquitecto, es un gran amante del motor y del Jarama... aunque siempre conteste -igual que Juan Carlos Servera- con una mezcla perfecta de ilusión y, sobre todo, prudencia. A pie de pista, en las famosas eses de Le Mans, planteo una de las grandes cuestiones: ¿va a cambiar el trazado del Jarama? "Se mejorará, se actuará sobre los pianos, se acondicionará... Pero no, ¡porque es mítico!", contesta Ángel, al tiempo que nos desvela otros planes, como el pasillo que debería recorrer todo el circuito en el futuro para que los equipos sanitarios puedan llegar a tiempo a socorrer a un accidentado o para que la prensa pueda tomar las mejores fotos.

 

¿Y los espectadores?

 

Hace meses, el tricampeón de Europa de Camiones, Antonio Albacete, me comentaba aquí que el Jarama era "el único circuito donde los pilotos pueden sentir de cerca el rugido de los aficionados", a pesar de que -como siempre recuerda mi compañero Alfredo Rueda, de sus años de speaker- la curva Ascari "es ciega incluso desde la torre". ¿Cómo va a repercutir, pues, el proyecto en los espectadores? ¿Habrá algún punto desde donde se divise todo el trazado?

 

De nuevo, desde la tribuna principal, a Ángel se le ilumina la cara al pensar en ese graderío repleto en el que él tantas veces se ha sentado como espectador: "Está previsto que se mejoren los accesos desde la A-1 para evitar embotellamientos [...] y que desde las nuevas gradas se puedan ver, además, puntos como el final de recta", nos revela. "Pero por las características geográficas, el circuito no puede ser concebido como un anfiteatro, tipo Cheste, porque, para empezar, habría que meter los boxes bajo la grada principal, y tenemos las limitaciones de la autovía".

Nos despedimos de nuestros anfitriones. Nos veremos pronto, en las carreras, pero una cosa está clara: ¡esto no ha hecho más que empezar!

Lecturas recomendadas

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches