Skip to main content

Lista

Motor

Así afecta el frío a los neumáticos: 6 consejos para cuidarlos

Así afecta el frío a los neumáticos: 6 consejos para cuidarlos

Los neumáticos no sólo son el punto de contacto de nuestro coche con el asfalto. Sobre ellos recae la responsabilidad de soportar el peso del vehículo, transmitir la tracción y las fuerzas de frenado, cambiar y mantener la dirección, absorber los impactos del trayecto… Razones de peso para vigilar de forma constante su estado, algo que debemos extremar durante los meses de invierno. Así afecta el frío a los neumáticos y así debes cuidarlos.

15 piezas que nunca deberías comprar en un desguace

Las ruedas del coche están hechas de caucho, un material sensible a las temperaturas extremas. Cuando hace frío y los termómetros registran temperaturas inferiores a los diez grados, la elasticidad de la goma se reduce y esto acelera su deterioro reduciendo su flexibilidad, limitando su amortiguación y menguando su capacidad de adherencia.

Con este vídeo de la DGT, aprenderás a poner las cadenas en solo 30 segundos

No es la única consecuencia del frío en las ruedas del coche. Cuanta más baja sea la temperatura, más presión perderá: por cada cinco grados de reducción, la presión caerá 0,07 bares. Por esta razón, vigilar esta cifra es clave ya que circular con los neumáticos desinflados aumenta la distancia de frenado, el agarre en las curvas disminuye, la resistencia a la rodadura aumenta en 1/10 y el consumo de combustible crece un 2%.

Así afecta el frío a los neumáticos: 6 consejos para cuidarlos

6 consejos para cuidar tus neumáticos en invierno

Teniendo en cuenta todo esto, Confortauto proporciona una serie de recomendaciones para que el frío no afecte tanto a los neumáticos.

1. Daños

Antes de ponerte en marcha echa un vistazo para comprobar el estado de las ruedas y verificar que no hay bultos o grietas, que pueden provocar un reventón mientras estamos circulando.

2. Válvulas y tapones

Las válvulas mantienen el hermetismo al contener la presión de aire en la unión del neumático con la llanta y un fallo puede dejar tus neumáticos sin presión. Los tapones, por su parte, las protegen del polvo y la suciedad ayudando a prolongar la vida útil del neumático.

3. Presión

La presión no debe estar ni por encima ni por debajo de los bares marcados por el fabricante. Eso sí, en invierno es aconsejable que sea algo más alta debido a que, como hemos explicado antes, las bajas temperaturas deshinchan los neumáticos con más facilidad.

Así afecta el frío a los neumáticos: 6 consejos para cuidarlos

4. Profundidad del dibujo

La ley establece que la profundidad mínima del dibujo de la banda de los neumáticos tiene que ser 1,6 milímetros. No obstante, con la llegada del invierno es aconsejable que sea de 3 milímetros para que no disminuya la distancia de frenado y la capacidad de la cubierta para drenar el agua cuando se rueda sobre firme mojado no se vea afectada.

5. Equilibrado

Si al conducir notamos vibraciones es hora de pasar por el taller porque el neumático no está trabajando correctamente. Algo que puede ser peligroso cuando la calzada está sucia o las condiciones climatológicas son adversas.

6. Alineación

Observa el desgaste de los neumáticos: si es desigual quiere decir que las piezas de suspensión están desgastadas o dañadas y, por lo tanto, las ruedas están mal alineadas. Esto impedirá que el agarre sea el adecuado.

Más:

Neumáticos

Y además