Skip to main content

Lista

Motor

5 consejos para el coche contra el calor sofocante

5 consejos para el coche contra el calor sofocante

En verano, solemos pasar más tiempo en la calle, y más tiempo expuestos al sol. Algo que es válido no solo para nosotros, sino también para nuestro vehículo. Más desplazamientos y más planes fuera de casa suelen significar que sale más del garaje (en caso de que 'duerma' en uno). Por eso, hoy te traemos 5 consejos para el coche contra el calor sofocante. Porque, si para protegerte de los efectos nocivos de la luz, tú te echas crema, a él también le afectan la radiación y las altas temperaturas, así que necesita ciertos cuidados.

Estos 'tips' han sido recopilados por la multinacional alemana de servicios técnicos, de seguridad y de certificación TÜV Rheinland, que en España tiene 38 centros de ITV. Y abarcan desde acciones para preservar la pintura en perfectas condicioines hasta otras para aumentar la comodidad en el habitáculo, alargando de paso la vida útil de sus superficies y del aire acondicionado.

1. Usa parasol (también detrás)

parasol adherente

Para proteger el interior de los rayos del sol (que hacen envejecer prematuramente las superficies), sabemos que no hay nada mejor que los parasoles. Esa pieza tan sencilla, que cuesta unos pocos euros y dura años, es una de las mejores inversiones que podrás hacer.

Y, mientras que el delantero es de uso bastante frecuente en nuestro país, los expertos aconsejan también emplearlo en la luna trasera. Una sencilla manera de alargar la vida del habitáculo... y de reducir los malos ratos que pasamos cuando volvemos a coger el coche después de un rato al sol.

2. Lávalo con frecuencia

Túnel de lavado o pistola, ¿que es mejor para tu coche?

Evidentemente, has de hacerlo todo el año, y no solo en verano. Pero puede que en estos meses debas intensificar este hábito. Más allá de la estética, tenerlo limpio contribuye a reducir ostensiblemente la temperatura de la carrocería y otros componentes, mitigando los efectos de la exposición solar prolongada.

Y algo que quizá no sepas y que advierten desde TÜV Rheinland: hazlo durante la tarde o la noche. No solo porque tú también pasarás menos tiempo al sol, sino porque, durante el día, el vehículo absorbe el calor y el agua más rápidamente, llegando incluso a dañar la pintura.

3. Baja las ventanillas al entrar

¿Cuándo hay que bajar la ventanilla y no poner el aire acondicionado?

Probablemente ya lo hagas, pues resulta bastante intuitivo. Pero, al menos, ahora sabes que sí, aciertas con esta acción. Antes de arrancar, abrir un par de minutos las ventanillas permite igualar la temperatura interior con la exterior.

De esta forma, se logra que el aire acondicionado tenga que hacer algo menos de trabajo, lo que alargará su vida útil. Teniendo en cuenta que el 35% de las averías que registran los talleres en verano tienen que ver con el sistema de refrigeración, esta costumbre compensa, y mucho.

4. Lleva los cristales tintados

5 consejos contra el calor sofocante cristales tintados

Puede que este consejo no te lo esperaras. Pero sí, los vehículos que llevan lunas de este tipo gozan de una cierta ventaja en los peores momentos del día, según los expertos. Reducen el impacto de los rayos solares y, con ello, bajan la temperatura en el interior del habitáculo. Aunque es probable que el efecto sea bastante pequeño, todo suma.

Eso sí, lo principal es que sigas en todo momento las normas. Y esto quiere decir que, si quieres oscurecer los cristales, debes usar láminas homologadas. Además, solo podrás colocarlas en los laterales posteriores y en la luna trasera.

5. Utiliza una funda

Funda plateada para coche de Amazon Basics

Y, por fin, el último de nuestros 5 consejos para el coche contra el calor sofocante: si vas a dejarlo aparcado varios días a la intemperie, lo mejor es cubrirlo por completo. Protegerás así su pintura, ya que si esta pasa mucho tiempo expuesta al sol, pueden aparecer manchas o pérdidas de color.

¿Un truco? Aunque lo hagas, pon igualmente parasoles. Eso multiplicará su efecto, pues algunos rayos solares atraviesan siempre la tela, por espesa que esta sea. También, si puedes (es decir, si está en un lugar privado), deja las ventanillas algo bajadas.

Y además