Reportaje

Audi muestra su tecnología del futuro

MigO

04/12/2011 - 13:51

Seguridad, confort e intercomunicación: así podría resumirse la próxima generación de sistemas de asistencia al conductor de Audi. Los coche se llenan de cámaras y radares, se vuelven más inteligentes y cada día muestran mayor capacidad para actuar por si mismos. Los avances tecnológicos también anuncian una revolución en el terreno del alumbrado; además de optimizar la visibilidad se vislumbran nuevas posibilidades en el campo del diseño.

Audi active safety era el nombre de la jornada de presentación de los más avanzados sistemas de asistencia al conductor instalados en vehículos cargados de radares, sensores de ultrasonido, cámaras, rayos infrarrojos… La tecnología parece tener todas las claves para la vida en el futuro. Esto no solo es extensible a innovaciones que permiten conducir de forma confortable y segura sino al diseño de vehículos repletos de diodos luminosos de todas las formas imaginables.

Tecnología OLED de Audi con pequeños puntos de luz que fluctúan

En los orígenes de la Historia de la automación, el interés de los ingenieros y la fascinación del público se concentraba en la máquina: los coches querían ser más rápidos, más potentes o transportar mucha más carga. Poco a poco, se fue desplazando el foco de atención a la zona del habitáculo y nacieron los cinturones de seguridad, los asientos ergonómicos (¡capaces hasta de dar masajes!), los eficaces sistemas de climatización, los sistemas de audio de gran potencia…

El siguiente peldaño, el del futuro inmediato, se preocupa todo aquello que hay alrededor de un coche mientras está en movimiento y a la intercomunicación (en tiempo real) entre ellos. En ese momento es donde entra en escena los sistemas de asistencia cuyo objetivo primordial es mejorar la seguridad (salvar vidas) y, en un segundo término, facilitarle las cosas al conductor y ofrecerle desplazamientos más eficientes.

Los sistemas de asistencia del mañana

Asistente de aparcamiento que trabaja con ultrasonidos y cámaras

Mientras los clientes de Audi ya pueden disfrutar de las ventajas de asistentes como el de aparcamiento, visión nocturna o el mantenimiento de carril, sus ingenieros ya ultiman los detalles para perfeccionarlos o añadir nuevos dispositivos con tecnología punta. Entre los primeros se incluyen, por ejemplo, los cierres de cinturón activos para las plazas traseras, una frenada de emergencia automática perfeccionada (Pre sense city) o el control adaptativo de velocidad con función Stop&Go que, no solo reconoce el vehículo que circula por delante sino otros que lo hacen en caravana o aquellos que desean incorporarse o abandonar el propio carril gracias a su sensor de radar (asistente para atascos).

En el caso del Pre sense city su tecnología está basada en un sensor especial denominado PMD (photonic mixer device) que consiste en un pequeño chip capaz de hacer mediciones de distancia en tres dimensiones. Su enorme precisión le permite detectar tanto vehículos en circulación como parados, y en condiciones adversas como oscuridad máxima, lluvia o fuerte radiación solar. Una función destacada del Per sense city es la protección anticipada del peatón: cuando el PMD detecta una situación delicada en un radio de 20 metros, evalúa si se requiere iniciar una frenada de emergencia para reducir al máximo la velocidad (hasta 30 km/h) o si es suficiente con advertir del peligro con breves impulsos de frenado.

El Pre sense city detecta la presencia de un peatón oculto

En lo referente al asistente de aparcamiento con cámaras para facilitar la maniobra y ver el tráfico al abandonar una plaza marcha atrás, en el futuro incorporará sensores de radar colocados en la zona trasera que identifican la distancia, la velocidad y la trayectoria previsible de los coches que pasan por una calle. Cuando exista peligro de colisión, aparecerá una flecha roja en el cuadro de instrumentos (con la dirección por la que se aproxima el objeto) y se escuchará una señal acústica.

Aviso al abrir las puertas

Asistente de aviso de peligro al abrir las puertas

Otra de las recientes innovaciones es el aviso de colisión al abrir las puertas que aprovecha los sensores del asistente de ángulo muerto para advertir la presencia de un coche o ciclista que se acerca por detrás a una velocidad crítica. En una situación de ese tipo, emite un pitido y se ilumina la zona alta de la puerta para advertir del peligro al pasajero que se disponía a abandonar el coche.

Otra de las ayudas que promete ser de gran utilidad a la hora de reducir los graves accidentes que se producen en los cruces es el asistente para intersecciones. En este ocasión hay dos sensores de radar y una cámara de video con objetivo gran angular que captan las áreas situadas en los laterales delanteros del vehículo. Si los sensores advierten que un vehículo se aproxima por uno de los lados, procede de inmediato a lanzar un aviso.

Los personas que tengan garajes estrechos o que utilicen una caravana o remolque en sus viajes también contarán con asistentes específicos que les facilitarán las cosas en las maniobras más incómodas. En el primer caso, mediante el llamado Parkpilot, el vehículo emplea unos sensores de ultrasonido para acceder a una estrecha plaza de aparcamiento, guiado por las instrucciones que le da el conductor (desde fuera) a través del mando de control remoto. Una vez alcanzada la posición final, se apaga el motor y se bloquean las puertas. 

Tecnologías de iluminación futuristas

Nuevas posibilidades de iluminación en el habitáculo

En el apartado del alumbrado, Audi parece tener claro que la tecnología LED (tanto de las luces diurnas como de los grupos ópticos traseros) tendrá un papel que irá incrementando su importancia (como viene sucediendo desde su introducción en el Audi A8) y, en paralelo, planteará retos constantes a los equipos de  diseño. Si viste el Audi R18 TDI que participó en la última edición de las 24 Horas de Le Mans, te podrás hacer una idea del potencial de la tecnología LED y del aspecto que podrán tener los futuros Audi.

Luces de ciencia-ficción

Los sistemas de iluminación del futuro reaccionarán de forma más intensa a las condiciones del entorno, se comunicarán con él y así, aumentarán la seguridad activa gracias a nuevas funciones dinámicas. Por ejemplo, la tecnología Matrix Beam de Audi divide la luz LED en una serie de fuentes independientes que proporciona, en todo momento, una iluminación excelente sin necesidad de un sistema mecánico de oscilación. Según las distintas situaciones, los diodos se encienden, apagan o se atenúan por separado.

El en Matrix Beam se divide la luz LED en fuentes independientes

Grupos ópticos traseros

Cuando se reduce la visibilidad por culpa de la lluvia, niebla o nieve, los vehículos tienden a circular más cerca unos de otros. Para evitar el riesgo de colisión, Audi está desarrollando las luces traseras inteligentes que, por medio de sensores, identifican el alcance de la visibilidad y aumentan la intensidad de la luz cuando es preciso: el coche posterior pasa a ver con claridad y no necesita aproximarse.

Una de las soluciones más espectaculares que se encuentra en fase de estudio son las antiniebla por láser que emite un rayo en forma de abanico y que apunta hacia el suelo. Su longitud varía en función de la distancia del vehículo que marcha por detrás e induce a respetar la distancia de seguridad como si se tratara de una linea de detención.

Láser en el antiniebla trasero

Ya casi dentro del capítulo de la ciencia ficción existen otras tecnologías de alumbrado como la OLED y la MID que podrían revolucionar (aún más) el diseño de los coches del futuro y que, actualmente, se encuentran en su fase incial de desarrollo.

Buscador de coches