¿Pilotar un Lancia Delta HF Integrale? Sí, en DIRT 4

¿Pilotar un Lancia Delta HF Integrale? Sí, en DIRT 4

25/05/2017 - 15:50

DiRT 4 ya circula por los circuitos de PS4, Xbox One y PC. Es el juego de conducción offroad más completo de la historia, y entre otras bestias podrás ponerte a los mandos de los míticos Lancia Delta HF Integrale, Audi Sport Quattro o el SEAT Ibiza Rally Car amarillo chillón.

El 9 de junio llega a las tiendas el nuevo juego de coches de Codemasters: DIRT 4 GAME. Y va a ser un bombazo. Los de Birmingham han cogido la base que ya hizo grande a DiRT Rally en 2016 ampliándola con nuevas disciplinas y algunas localizaciones que harán las delicias de los fans del motor. Como tú.

El grueso del juego está compuesto por el rally de toda la vida, con sus tramos en solitario, las notas del copiloto como principal guía y el cronómetro como único rival. Así, el garaje es un repaso a la historia de la disciplina, con modelos desde los años 60 hasta otros más actuales, que se dividen en seis grandes clases: R2, NR4/R4, R5, Super 1600 RX, RX2 y Superdeportivos RX.

Un concesionario con mucho donde elegir

Como buenos fans del WRC que os suponemos, seguro que gozaréis con las recreaciones de coches míticos como el Audi Sport Quattro, el Lancia Stratos, el Lancia Delta, el Subaru Impreza, el Mitsubishi Lancer… Se han incluido hasta Kit Cars icónicos de los 90, como el Peugeot 306 o el Seat Ibiza de color amarillo chillón que condujo Harri Rovanpera en el Mundial de Rallys. Por supuesto, se han reflejado fielmente las características técnicas de cada modelo, por lo que, dependiendo de la potencia, el tipo de tracción o la superficie donde compitas, hay que pilotar de una manera o de otra.

Al margen de los coches de rally clásico, DiRT 4 incluye otro tipo de vehículos con los que competir cuerpo a cuerpo en circuitos de tierra cerrados, lo que en la cultura norteamericana llaman ‘arenas’. Así pues, se han añadido pequeños camiones, tanto de dos ruedas motrices como de tracción total, para que los hagamos ‘bailar’ en intensas carreras.

También hay competiciones de buggies, un tipo de vehículo favorecido por su bajo tonelaje. Y aún hay más: una vez que ya tengas dominada la técnica, podrás montarte en los peliagudos crosskarts (mezcla entre buggy y kart) para demostrar tus dotes al volante. ¡Ve aprovisionándote de gasolina, porque te va a hacer falta!

El garaje consta de 50 vehículos, que se comprar con los créditos al ganar carreras.

En total, el garaje consta de 50 vehículos, pero vas a tener que pelear para conducirlos todos, pues hay que comprarlos con los créditos que se van obteniendo al ganar carreras. Existe también la posibilidad de alquilarlos para jugar en los modos libres, pero a costa de que las recompensas por los triunfos se vean mermadas. Para cada modelo, además, se han incluido múltiples diseños, muchos de ellos con sabor clásico, como el del citado Seat Ibiza o el del Lancia Delta de los 90, con la publicidad de Repsol.

Rallys por el mundo

Si la oferta de coches de DiRT 4 es impresionante, más aún lo es la de escenarios donde dar rienda suelta a la velocidad. Se han incluido cinco rallys clásicos con multitud de etapas, cinco circuitos del Mundial de Rallycross y tres pistas para las carreras de buggies, camionetas y crosskarts. Y eso sin contar el infinito editor de circuitos, del que os hablaremos próximamente en Auto Bild.

Empezando por los rallys cronometrados, el primero que se ha recreado es el de Suecia, que se disputa totalmente sobre nieve, en pistas forestales situadas al norte del país, con caminos estrechos y una visibilidad muy limitada. Tendrás que aprender a conducir con neumáticos de clavos y a apoyar la zaga del coche lo justo en los traicioneros taludes de nieve para afrontar la prueba más desafiante del juego.

La novedad más celebrada es la incorporación del Rally de España

Otro escenario que estuvo en DiRT Rally y que vuelve con tramos inéditos es el rally de Gales, que se celebra en la región de Powys. Ubicada habitualmente en el calendario como la última prueba del WRC, se trata de una de las más peliagudas del campeonato (que se lo digan, si no, a Carlos Sainz). La lluvia y la nieve convierten sus caminos entre bosques en auténticos lodazales, donde no faltan los vados de agua o los obstáculos en forma de troncos cortados en los arcenes.

Esta edición incrorpora la novedad del Rally de España, que se disputa en las inmediaciones de Salou, en Tarragona. Se trata de la única prueba del WRC que es mixta, si bien Codemasters se ha centrado en sus tramos de asfalto. Prepárate para correr por las estrechas carreteras de montaña de la Costa Dorada, y procura no caer por ningún terraplén o chocar contra algún árbol. El Rally RACC no te defraudará.

Con un enfoque algo distinto, se ha incluido una prueba en Míchigan, que, pese a no existir de forma oficial como sede del WRC, da muchísimo juego. El planteamiento es similar al del Rally de Cataluña, pero con tramos de asfalto muy roto que, en cualquier momento, pasan a ser de grava compacta. Los paisajes son muy pintorescos, pues combinan frondosas arboledas con diferentes caseríos, pero no te impedirán pisar a fondo el acelerador durante muchos metros.

Como guinda, se ha incluido el Rally de Australia. Esta prueba de tierra es una de las más míticas del Mundial y, desde el año pasado, vuelve a ser la que pone el broche final al certamen. La característica tierra rojiza preside unos tramos tremendamente variados, en los que se combinan zonas estrechas con otras más anchas, aunque siempre con árboles acechando en las cunetas, prestos a recibir con las ramas abiertas a cualquier piloto que tenga un mínimo descuido.

La licencia oficial del FIA World Rallycross Championship

Por si no lo sabíais, este juego tiene la licencia del FIA World Rallycross Championship, en el que compiten pilotos como Solberg, Loeb o Ekstrom. Por si no te suena, aunque está dando cada vez más que hablar, se trata de una disciplina con varias rondas eliminatorias de corta duración y cuyos circuitos cuentan con recorrido principal y bifurcación. Cada piloto tiene la obligación de pasar una vez por ese desvío en el momento que él mismo decida, lo que añade un importante componente de estrategia. Así pues, se han recreado al detalle cinco circuitos: Montalegre (Portugal), Lydden Hill (Gran Bretaña), Hell (Noruega), Holjes (Suecia) y Lohéac-Bretagne (Francia). Todos combinan partes de asfalto con otras de grava, con algunas curvas relativamente amplias para que se metan varios coches en batería, lo que garantiza máximo espectáculo.

Para terminar, hay disponibles tres pistas con forma de estadio, ambientadas en California, Nevada y México. Son los circuitos donde se disputan las pruebas con buggies, camionetas y crosskarts, y están llenos de baches, saltos y curvas ciegas que ponen a prueba la pericia del piloto mientras conduces derrapando de lado la mitad del tiempo. ¡Prepárate para contravolantear!