Reportaje

Coches clásicos

El Renault 5 celebra su 40 aniversario

El Renault 5 celebra su 40 aniversario

Luis Guisado

07/02/2012 - 12:07

El Renault 5 llegó hace 40 años. Y aunque parezca mentira, con pocas esperanzas de éxito: su concepto era demasiado innovador. Cinco millones de R5 después, la historia se ve con otros ojos

El Renault 5 fue una apuesta de Bernard Hanon, director de proyectos de Renault, que también tenía bastante recorrido en el área de negocio americana de la marca. En su haber hay coches tan controvertidos como el Renault 14, aunque su audacia acabó siendo premiada: entre 1981 y 1984 fue Director General y uno de los artífices de la alianza con AMC, una marca de EE UU. En esos años, por cierto, también se lanza el Renault 25, el Supercinco... ¡Y el monovolumen Renault Espace!

 

Maqueta del prototipo de R5

Pero déjame que vuelva a los años de la gestación del Renault 5. Los gustos están cambiando, la juventud pide otro tipo de modelos y el Renault 4 parece (¡solo parece!) que pierde fuelle. Así que Hanon, que es profesor en la Universidad de Nueva York, convence al Director General, que por aquella época era Louis Dreyfuss, para que dé luz verde al asunto. Arranca el Proyecto 122.

 

Boceto del proyecto 122

En el año 1972 comienza la historia del Renault 5 propiamente dicha. En Francia, un anuncio de dibujos animados presenta al Supercar, un pequeño utilitario de 3,5 metros con solo dos puertas, portón trasero y asiento abatible. Aquí te dejo un anuncio de la época en la que el modelo TL le tira los tejos al GTL...

Los más escépticos de la época no daban un duro por él a causa de esas mismas razones, y es que era muy avanzado. ¿Sabías que fue uno de los pioneros en utilizar paragolpes de poliéster? En esa época se empezaba a demostrar que absorbían mejor los impactos que los metálicos. Pero además montaba el motor delantero de manera transversal y en vez de utilizar la típica plataforma sobre la que poner la carrocería, se trataba de un monocasco. Y eso que la estructura interna se basaba en la del R4 hasta el punto de que la batalla también es diferente a izquierda y derecha y las primeras unidades francesas tenían el cambio también en el salpicadero, aunque eso es algo que nunca llegó a España, donde se montó una configuración convencional.

 

Piezas del Renault 5

En España empezó a fabricarse en la fábrica de Valladolid. El primer modelo que salió de la cadena fue un Renault 5 950, que era el TL francés. En 1975 comenzó a ensamblarse el GTL con un motor 1.037 cc (que es el coche de un servidor, por cierto) y más adelante se le acopló un 1.108 que llevaron desde el Renault 8 hasta el Renault Clio I.

 

Pero además, Renault apostó fuerte por los motores turboalimentados en una época en la que eran poco corrientes. Así nació el Renault 5 Turbo. Se presentó en el Salón de Fráncfort de 1979 y la versión definitiva generó mil comentarios en el Salón de Bruselas de 1980. No es para menos: motor central trasero, carrocería con partes de aluminio, motor del Alpine (un 1.397 cc) con inyección mecánica, 160 CV y, sobre todo, su trasera que le valió el apodo de Culogordo.

 

En 1984 el coche dejó paso a su sucesor, el Renault Supercinco. A sus espaldas dejaba 700.000 unidades producidas en España y 5.325.890 en todo el mundo.

Dos generacioner de Renault 5

Lecturas recomendadas

Buscador de coches