Reportaje

El Isofix cumple 20 años y seguro que hay muchas cosas que todavía no sabes de él

Isofix
Noelia López

¿A qué no sabías que el Isofix nació por petición de Volkswagen a Britax Römer?

1996. Volkswagen pide a Britax Römer (empresa especializada en sistemas de seguridad para niños) su colaboración para desarrollar un sistema de retención infantil para su VW Golf IV. No lo sabían, pero con esa llamada los alemanes estaban a punto de hacer historia.

Te interesa: sillas i-Size, el último test de choque demuestra que son las más seguras del mercado

Un año más tarde el sistema Isofix se presenta en el Salón de Frankfurt. Son varias las compañías que tratan de emular el invento y presentan sistemas de retención similares, pero solo el concepto Isofix creado por Britax Römer y Volkswagen se convierte en estándar de seguridad a nivel europeo para el transporte de niños en el coche.

Desde entonces, han pasado 20 años. Dos décadas tras las cuales el Isofix sigue siendo el método de retención para sillitas de coches más recomendado.

Pero, ¿qué es exactamente el Isofix?

Es un sistema que permite anclar una silla de coche a un vehículo. En un primer momento, se desarrollaron los dos anclajes Isofix inferiores, ubicados entre el respaldo y el asiento del vehículo, en los que se sujetan los dos conectores situados en cada lado de la parte inferior de la silla. Pero para que el sistema de retención infantil no se vaya hacia delante en caso impacto, además de estos dos conectores Isofix debe utilizarse un sistema antirrotación. Los principales son:

  • Tercer punto de anclaje Isofix o Top Tether.
    Es un anclaje metálico que sirve para tensar la correa que sale de la parte superior de la silla y evitar que rote en caso de impacto. No está presente en todos los vehículos, aunque desde 2013 todos los nuevos modelos de coche deben incorporar los tres puntos de anclaje Isofix.
    Normalmente se ubica en el maletero, detrás del respaldo del asiento o en la bandeja del maletero (cuidado con no confundirlo con las anillas para sujetar la carga del maletero). Se trata un sistema utilizado principalmente en sillas de cara a la marcha (a partir del Grupo I o de los 15 meses según la nueva norma i-SIze).  
  • Pata de apoyo.
    Es el sistema antirrotación utilizado preferentemente en las sillas a contramarcha, ya que en estos dispositivos el Top Tether tiene que salvar la distancia entre el respaldo de la silla y el asiento del automóvil, pasando por encima de la cabeza del ocupante o dando la vuelta por un lateral.

Britax Römer suma a estas dos una tercera opción: el Pivot  Link, un conector Isofix pivotante en forma de L que transforma el movimiento de rotación en un movimiento de translación hacia abajo. Es decir, en primer lugar empuja la silla hacia abajo, absorbiendo parte de la energía del impacto y reduciendo la carga sobre el cuerpo del ocupante, para a continuación ir hacia delante, más suavemente. Este sistema puede utilizarse solo o en combinación con pata de apoyo o Top Tether. 

Cuatro razones por las que se recomienda el uso del Isofix

  1. Permite una instalación rápida y sencilla, minimizando el riesgo de cometer errores de montaje o de tensado del sistema de retención, y, por lo tanto, de sufrir lesiones en caso de impacto (es importante recordar que una silla mal instalada es tan peligroso como no llevar ninguna). 
  2. Las pruebas de impacto demuestran unos mejores resultados a la hora de reducir la deceleración.
  3. Proporciona una estabilidad adicional ante un impacto lateral.
  4. La silla o elevador con respaldo está anclada permanentemente al coche y mantiene el dispositivo en su sitio en ausencia del ocupante, evitando que pueda convertirse en un proyectil en caso de impacto frontal

Cuando NO es recomendable el Isofix

El Isofix tiene una limitación de peso y que no puede utilizarse en todos los tipos de sillas, ya que estos anclajes están calculados para soportar el esfuerzo de retención que requiere una masa de hasta 33 kg (incluido el peso del niño y el de la silla).

Por ejemplo, es un sistema que no puede emplearse en sillas a contramarcha para niños de hasta 25 kg, que utilizan el arnés de cinco puntos para sujetar al niño (aquí tienes unos cuantos ejemplos de sillas para llevar a niños de hasta 6 años a contramarcha). De este modo, podemos encontrar sillas de espaldas a la marcha con Isofix hasta los 18 kg, pero si quieres que el niño viaje en esta orientación durante más tiempo, deberá optarse por un dispositivo que se sujete con cinturón, en combinación con otros sistemas.

En cambio, su uso sí que es posible y recomendable en elevadores con respaldo alto del grupo 2/3 (15-36 kg), en los que el niño ya no va sujeto con el arnés, sino directamente con el cinturón de seguridad del coche. Por lo tanto, en estos dispositivos los anclajes Isofix ya no tienen que realizar el esfuerzo de retención del niño, sino solamente retener la silla.

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Lecturas recomendadas